Y la mejor noticia: no necesitas comprar medicamentos extraños para lograr que tu cerebro opere de manera óptima hasta bien entrados tus 90 años; solo es necesario adoptar ciertos hábitos. Vamos a ver todos los consejos y trucos que puedes aplicar de forma natural para fortalecer la memoria, todos los aspectos que debes cuidar para lograr ampliar esta capacidad.

Sigue una dieta correcta

Todo comienza con el plato que vas a comer en cada momento. Alimentarse bien es indispensable para tener un cerebro saludable. Vegetables frescos, grasas saludables (que incluyen los aceites como los que encontramos naturalmente en el avocado, las semillas de lino y chía)  y evitar las carbohidratos malos (azucares y pastas refinadas y todo aquello que las contiene, como gaseosas, panes blancos, etc.). Una dieta elevada en sales afecta el corazón y una mala circulación afectará la salud cerebral. Los cigarrillos son otro elemento que conviene mantener lejos del organismo. 

Por otro lado, los hongos, el apio, el brócoli y las nueces contienen antioxidantes y otros componentes nutricionales que ayudan a la salud de las células, e incluso estimulan el crecimiento de células cerebrales. Y esto es uno de los descubrimientos más remarcables: tu hipotálamo produce nuevas neuronas durante toda tu vida y estos alimentos son excelente materia prima.   

El brócoli es uno de los alimentos que ayuda a cuidar la memoria por sus propiedades

El aceite de coco es una excelente manera de protegernos de la oxidación celular. Dos cucharadas al día tienen el mismo efecto que si comieras medio kilo de pescado (y sin el mercurio ni los medicamentos de por medio).

Si sufres de sobrepeso, hipertensión, diabetes tipo 1 o un alto nivel de colesterol malo, hay numerosas dietas que puedes probar para curarte de manera natural. Gracias a seguir de forma cuidadosa una dieta para el colesterol malo podemos evitar una pérdida de memoria que en ocasiones se debe al deterioro por problemas cardiovasculares originados por este problema tan frecuente en nuestra época.

Ejercicio

Otro hábito indispensable para mantenernos saludable es el ejercicio diario. Además de mantener el cuerpo en forma, estimula al cerebro a producir neurotransmisores, estimulando la actividad celular. Esto lleva a la multiplicación de las células, lo cual refuerza las conexiones indispensables para su funcionamiento óptimo y protegiéndolas también de daño. Estudios realizados comprobaron que en los individuos que hacen ejercicio  las partes del cerebro relacionadas a la cognición crecen en lugar de disminuir de tamaño con el paso del tiempo.

Cuidado con el estrés

Mientras que la buena dieta y el ejercicio promueven el fortalecimiento y crecimiento cerebral, el estrés opera de la manera exactamente opuesta, destruyendo las neuronas cerebrales debido a la producción de hormonas de estrés. Las personas estresadas reportan problemas de memoria, dificultad para concentrarse e insomnio.

Una de las maneras de reducir el estrés es comenzar a dejar de realizar muchas tareas al mismo tiempo. Es un hábito adoptado en la época de las computadoras, pretendiendo hacer algo que solo una máquina puede hacer. Incluso resulta improductivo desde lo práctico: las personas que hacen varias tareas por vez cometen más errores y tardan más tiempo. Enfocarte en una única tarea por vez te convertirá en una persona más eficiente, permitiéndote hacer la misma cantidad de tareas, y quizás, hasta ganar tiempo.

Considera informarte a fondo sobre los problemas del estrés y las maneras de prevenirlo y reducirlo.

Importancia de dormir bien

Exactamente como operan estos mecanismos todavía está siendo estudiado, pero estudios realizados confirman que el sueño ayuda al cerebro a “llegar a conclusiones”. Y posiblemente lo has comprobado tu mismo al fallar numerosas veces al intentar realizar un ejercicio matemático y teniendo éxito fácilmente al día siguiente. 

Dormir bien ayuda a mejorar la capacidad de memoria que tenemos cada uno

Dormir nos permite aislarnos de los acontecimientos exteriores que estimulan nuestro cerebro, y eso le permite recuperarse. Nunca deja de funcionar, pero las partes que están más activas durante el día son relevadas por otras. El proceso de generación de nuevas neuronas ocurre mientras estamos despiertos, pero la evidencia sugiere que mientras dormimos las conexiones cerebrales se fortalecen.

Si cuentas con algunas horas libres durante la tarde, considera tomar una pequeña siesta. Según datos obtenidos, un poco de descanso recupera dramáticamente la memoria y la capacidad de cálculo.

Juegos de ingenio  

El cerebro es un órgano pero requiere ejercicio para mantenerse saludable al igual que los músculos del cuerpo. Al mantenernos activos, activaremos las miles de conexiones neuronales de las que se vale el cerebro para funcionar,  manteniéndolo, por decirlo de alguna manera “bien calibrado y engrasado”.

Actividades mentales pueden incluir aprender nuevas actividades, sean para tu ámbito profesional o simplemente un pasatiempo. Inicia una carrera sin importar tu edad: la Universidad bien puede ser un gimnasio de la mente. En la actualidad, hay numerosos juegos de estrategia en Internet que pueden ser de utilidad. Escoge algo que te sea placentero; si no lo disfrutas, será contraproducente.

Existen ejercicios que podemos practicar online como los de Brain HQ

Hay numerosas plataformas en línea con juegos de ingenio que puedes jugar en línea (no los descargues, ya que muchos sitios permiten la entrada de software malicioso a través de su publicidad). Un sitio recomendable es Brain HQ, aunque no cuenta aún con opciones en español.

Lo recomendado es ocupar 20 minutos al día, pero no más de 5-7 minutos por ejercicio (puedes dejarlo para otro día). Recuerda: debes disfrutarlo. Si no te resulta agradable, abandona la actividad y considera incorporar otro pasatiempo.

Nuevos pasatiempos

Los nuevos pasatiempos son parte de ejercitar tu cerebro y mantenerlo estimulado. Realizar juegos de ingenio es uno a considerar, pero si se convierte en una parte tediosa de tu rutina, debe abandonarse o acabara perjudicándonos (la frustración genera estrés).

La idea de un pasatiempo es que llame tu atención: es la única manera en que resultará beneficioso. Al estar enfocado voluntariamente en ello, estimulará las partes del cerebro relacionadas a la cognición (la memoria, por ejemplo). No tienen que ser “actividades intelectuales”, simplemente deben demandar atención. Tejer, fotografía, aprende a usar un instrumento, la lectura, la jardinería, estudiar una nueva carrera, cualquier actividad es positiva para la cognición cerebral Y para la reducción del estrés.