El tiempo a invertir es 30 minutos diarios como mínimo y el máximo es el que tu cuerpo te permita. El tiempo puede ser graduado comenzando por 20 minutos diarios si es que no estás en estado físico y de ahí ir graduándolo de a poco llegando por lo menos a 30 minutos diarios, si es un poco más mucho mejor.

Para que te organices te sugiero la siguiente rutina:

  • Comienza con una caminata rápida, calcula que para considerar que sea rápida utiliza como referencia recorrer 100 metros en 20 segundos. Si logras hacerlo en menos tiempo mucho mejor.
  • Saltar una cuerda, es un ejercicio increíble y al comprarla tienes que tener en cuenta de qué largo va a ser. Para ello, ten en cuenta lo siguiente: parado con los pies juntos, desde allí (o sea los pies juntos) hasta las axilas por el lateral del cuerpo es la mitad de la longitud. O sea, la cuerda debe cubrir todo el recorrido desde una axila a la otra pasando por debajo de los pies juntos. La forma de saltarla es con los dos pies a la vez flexionando un poco las rodillas para amortiguar el impacto, los codos se flexionan también y el antebrazo se mueve cerca del tronco. El cuerpo tiene que estar relajado, el abdomen contraído y el movimiento tiene que ser fluido. El salto es rápido y bajo solamente para que pase la cuerda.
  • El salto Jumping Jacks, que es un clásico pero muy efectivo. Consiste en saltar y abrir las piernas y saltar para cerrarlas alternando los brazos arriba con choque de palmas sobre la cabeza cuando las piernas están abiertas y brazos abajo al costado del cuerpo cuando las piernas se cierran.
  • Salto con pies juntos llevando las rodillas al pecho. En este ejercicio el objetivo es lograr la mayor altura.
  • Ejercicio de escalador, la posición inicial es la de la lagartija, o sea, manos y pies apoyados en el piso, el resto del cuerpo en el aire en posición recta. Se acerca un pie a las manos dejando el otro con la pierna estirada. Saltando se cambia de posición los pies llevando el que estaba cerca de la mano hacia atrás y el otro hacia adelante.
  • Lagartijas, para endurecer abdominales y brazos.
  • Burpees, para finalizar, que se inicia de pie y te tiras al suelo y luego te levantas y así sucesivamente.

A finalizar la rutina no olvides caminar un poco para bajar las pulsaciones volviendo el cuerpo a la calma y luego a estirar los músculos que trabajaron.