Aspirina

Aunque existe la llamada aspirina infantil, debes consultar con un especialista antes de administrar este medicamento a tu bebé, ya que si lo consume en la dosis incorrecta, puede causar efectos secundarios como alergias. Por otro lado, es fundamental que consultes con el médico las diferentes dosis de acuerdo a la edad, y el consumo de acetaminofén o ibuprofeno.

Medicamentos para adultos

Procura que tu bebé no consuma ningún medicamento que esté dirigido a personas adultas, esto puedes comprobarlo al leer las etiquetas del fármaco, donde se establece el límite de edad de las personas que pueden consumir el medicamento. Una dosis excesiva de cualquier fármaco puede causar daños muy graves en el bebé, así que asegúrate de que consuma solo productos diseñados para niños de su edad.

Jarabe de ipecacuana

Se trata de un jarabe diseñado para combatir los efectos del envenanamiento. Su función es inducir el vómito, para que la persona expulse de su estómago aquella sustancia nociva que haya consumido. No obstante, se ha comprobado que este producto puede ser mucho más letal en estos casos, ya que no hay pruebas de que inducir el vómito permita eliminar completamente la sustancia del envenenamiento.

Medicamentos para las náuseas

Aunque es una enfermedad bastante común, o más bien un síntoma de otras patologías, los padres se alarman cuando su bebé vomita, y proceden a administrar de inmediato un medicamento para las náuseas. Algunas veces estos pueden generar reacciones adversas, así que procede a suministrar estos medicamentos, solo si el médico lo ha recomendado. Por otro lado, espera  a que los ataques de vómito cesen por sí solos, ya que el organismo generalmente tiene capacidad para reponerse en poco tiempo de esta afección.

En todo caso, siempre consulta con un especialista antes de dar a tu hijo cualquier sustancia química, aún cuando parezca que esta puede ayudarle. Si observas alguna reacción como alergia, hinchazón, o cualquier síntoma extraño luego de administrar determinado medicamento, deberás acudir a un centro de atención médica para controlar cualquier efecto negativo.