Britney Spears y Paris Hilton prefieren los perros pequeños, como los chihuahuas y muchas famosas optan por pequeños peludines que pueden llevar como un complemento más dentro de sus bolsos.  Estos famosos acostumbran a vestir a sus perros con caros vestidos y joyas. Otros, como Jim Carrey , prefieren proporcionarle a su  perro una masajista profesional que lo libere del estrés.

Estrellas solidarias y amantes de las razas grandes

Muchos famosos han adoptado a sus mejores amigos, dando un gran ejemplo de solidaridad. Sandra Bullock demostró un gesto de gran humanidad al adoptar a  Poppy y Rubi, dos cachorritos discapacitados. En España también tenemos un ejemplo en el presentador Jorge Javier Vázquez, que ha adoptado a dos galgos de una protectora, que habían sido abandonados por cazadores al acabar la temporada. Se ha convertido además en un abanderado de la causa, protagonizando muchos llamamientos a la adopción de estos animales y a favor de endurecer las penas para quienes los abandonan o maltratan.

Sandra Bullock se mostró solidaria adoptando sus mascotas

También hay quien quiere perros grandes,  que requieren una mayor dedicación, como Will Smith, que adora los Rottweilers. Claro que siendo como es amigo y cliente de Cesar Millán, seguro que no tiene problema para que estos estén perfectamente equilibrados. Incluso algunos de sus perros han salido en episodios de la serie de “El Encantador de Perros”.

Los ejemplos más excéntricos

Algunos famosos se dejan llevar por sus ganas de dar la nota incluso con sus mascotas. Esto es en muchos casos un ejemplo de irresponsabilidad y de capricho ya que son animales que a todas luces no deberían de vivir en una casa particular, ni siquiera en una grande y con finca. Es el caso de Tyson, el boxeador, que presume de tener un tigre, o Jesulín de Ubrique, que hizo lo propio en su momento.

Tyson, el boxeador, siempre presumió de tener un tigre como mascota

Vainilla Ice y Elvis Presley han tenido ambos canguros, aunque de diferentes especies y otro animal propio de Australia, el Koala, fue el escogido por Michael Jackson. Se trata de animales con difíciles cuidados y que no deberían de salir de su hábitat natural.

La familia Kardashian posee un chimpancé y a la actriz Kristen Stewart, protagonista de la saga Crepúsculo, tuvieron la mala idea de regalarle un lobo por su cumpleaños. Un animal con instintos salvajes mucho más complicados de domar que los de su compañero de reparto en las películas.