Este remedio es una mascarilla elaborada con arena para gatos, sí esa que usas para que tu minino haga sus necesidades, es inusual pero no te estamos tomando el pelo, sino que debe llevarse a cabo con arena 100% orgánica, no de esa que es coagulante y tiene químicos o aromas agregados.

Cómo preparar esta mascarilla para tu piel

  • ¼ de taza de arena para gatos sin químicos
  • Agua suficiente para hacer una pasta con la arena
  • Una cucharada de aceites nutritivos*

*coco, almendras, olivo, cualquiera que prefieras

Con la ayuda de una palita o pincel que utilices en tus sesiones de belleza, mezcla el agua y la arena para gato hasta formar una pasta con consistencia media, ni ligera ni pastosa. Posteriormente agrega el aceite nutritivo de tu elección y mezcla bien hasta integrar el óleo a la pasta de arena.

Posteriormente aplica una capa delgada de esta mascarilla sobre tu piel y deja secar por los minutos que sea necesario o hasta que veas que la mascarilla se empieza a desprender sola de tu rostro. Limpia perfectamente con agua tibia y seca para finalmente aplicar una crema hidratante sobre toda tu cara.

Aplica esta mascarilla cada quince días y verás cómo tu piel se siente rejuvenecida, con una mayor limpieza y tonificada gracias a la acción de la arcilla presente en la arena para gato, de hecho, es básicamente una mascarilla de barro como las que puedes conseguir en un spa pero a un precio que no dejará tus bolsillos vacíos.

Cuidados extras

Además de limpiar tu piel antes de aplicar la mascarilla, limpiarla después de que esta seque y aplicar una crema hidratante sobre tu rostro, recuerda beber abundante agua, evitar el estrés y dormir bien, ya que todo esto se refleja directamente sobre tu piel.

Si tienes una amiga que pueda hacer todo el proceso para ti o incluso tu novio o esposo, pueden hacer un spa en casa y una vez que ella te aplique la mascarilla aplicarla tú a tu amiga, para después ambas relajarse al dejar secar la mascarilla, se sentirán de maravilla.