Es posible producir mucho más sin necesidad de dedicar más horas a tu trabajo. Para lograr esto te vamos a dar 4 puntos diferentes que te ayudarán a lograrlo.

  1. Despéjate cuando te sientas cansado

Si tras una jornada matutina pesada te sientes cansado, no caigas en la trampa de seguir trabajando intensamente, ya que ciertamente lograrás hacer más pero quizá la calidad disminuya o te des cuenta al final de la jornada que en realidad no has ahorrado tiempo ni esfuerzo.

Despéjate, sal a caminar, conducir, estírate, charla con compañeros, haz lo que sea necesario para que tu mente se relaje y empieces una nueva jornada vespertina con la cabeza más descansada, te darás cuenta que el trabajo se realiza mucho mejor y quién sabe, quizá termines acabando más rápido tus labores.

  1. Que disfrutar tu trabajo sea una prioridad

Olvídate un poco de levantar ventas, de producir más o de tener una cartera de clientes, de hecho olvídate de cualquiera que sea la mayor meta en tu trabajo por unos minutos y considera: el disfrutar de este debe ser la meta número uno.

Disfrutar de tu trabajo logrará que la producción sea naturalmente más elevada, ya que los trabajadores felices son trabajadores más dedicados y apasionados por lo que hacen.

  1. Fíjate pequeñas metas y no sólo grandes éxitos

A todos nos gusta tener grandes éxitos que nos den relevancia frente a nuestro jefe o que hagan que nuestros colegas nos ganen más respeto, pero por lo general estos éxitos no son diarios sino esporádicos por lo que perseguirlos puede ser apasionante pero también frustrante.

Para una mayor productividad con una mejor actitud frente a tus éxitos busca pequeñas metas a cumplir diariamente, verás que los grandes éxitos serán la derivación directa de estas pequeñas metas cumplidas que además pueden incluir a tu equipo o colegas.

  1. Finalmente lo más importante, sigue tu calendario

El trabajar para ser más productivo puede tener muchos secretos, pero uno que seguro es universal es el de trabajar siguiendo un calendario, ya sea con acciones diarias por realizar, con planes semanales o mensuales, en fin. Logra que tu calendario esté siempre al día y verás tu productividad fluir.