El modo de utilizarla para estos fines es muy simple. Pueden ponerse compresas calientes de infusión de manzanilla sobre los ovarios, cambiando de vez en vez. También puede tomarse una infusión, mejor con un poco de tila mezclado, y así se calmarán además las tensiones.

Además, la tintura de manzanilla puede aliviar los dolores de la menstruación. Para hacer la preparación deben añadirse 2/3 de onza de flores de manzanilla a 1 ½ onza de alcohol absoluto, y dejar reposar una semana. Luego de ese tiempo se cuela y se almacena en un recipiente oscuro. La dosis para tomarla es 10 gotas en un vaso de agua, al menos una vez por día. Aunque puede comprarse la tintura en algunos centros farmacéuticos, lo ideal es que se fabrique manualmente, para que cada consumidor sepa cómo se hizo, paso a paso.

Infusión de manzanilla

Una de las enfermedades que afectan a la mujer en edad reproductiva es la endometriosis, y también para curarla la manzanilla tiene remedios. Entre ellos está el elaborar un té con dos cucharadas de la planta triturada en una taza de agua, debe dejarse hervir por 5 minutos y más tarde puede beberse la infusión,cuando se sienta el dolor causado por la afección.

Contraindicaciones de la manzanilla

No obstante, como casi todo en la naturaleza, la manzanilla también tiene algunas contraindicaciones, y ello no excluye a la mujer. En los meses de embarazo, sobre todo en los primeros, resulta necesario no ingerir la manzanilla en exceso en cualquiera de sus formas, pues podría provocar abortos, dado sus propiedades como vermífugo. Está claro que resulta una planta medicinal muy recomendable para solucionar los problemas de mareos y nauseas que sufre la mujer durante los primeros meses de gestación, pero no deberíamos ingerir más de una o dos al día, para evitar cualquier peligro.

Son muchas más las cualidades positivas de la manzanilla que las negativas. De hecho, su género se lo debe al nombre latino de matriz, referido al útero, pues desde el siglo XVIII sus propiedades medicinaleshan constituido base curativa para las enfermedades que invaden al universo femenino. Tantas personas durante tantos siglos no pueden estar equivocadas, ¿verdad?