El uso de mantillas es algo tradicional aunque suele dejarse ahora en manos de la madrina, a pesar de que estas se utilizan más que todo en ceremonias religiosas cada madrina puede usarlo cuando quiera ya que es correcto su uso protocolarmente hablando.

La más utilizada para no opacar a la novia en su día es la mantilla de color negra, sin embargo puedes escoger llevar una de color blanco si así lo deseas aunque estas son reservadas tradicionalmente para las mujeres solteras. A pesar de utilizarse en pocas ocasiones mantillas de diferentes colores, esto no está bien visto sin importar lo oscuros que puedan llegar a ser. La mejor decisión que puedes tomar es evitar caer en la tentación de usar colores fantasía que arruinarán el efecto de la mantilla.

Si se usa adecuadamente la mantilla resultará favorecedora para cualquier madrina, lo que necesitas es conocerte a ti misma para realizar la elección correcta. Si eres muy alta y posees un rostro redondeado entonces deberás usar una mantilla que sea también larga, y si por el contrario eres de baja estatura y  con un rostro alargado elige una que sea corta.

La peineta que sostiene la mantilla deberá ser carey en dado caso que esta sea negra y si por el contrario es de color blanco, entonces la peineta deberá ser nácar. Dicha peineta ha de ser pequeña y sencilla para no destacar demasiado, tomando siempre en cuenta la estatura que tenga el padrino para no crear una discordancia entre ellos logrando mantener así la armonía de la boda.

Son muchos los aspectos que se deben considerar cuando se decide utilizar la mantilla, entre ellos está el estilo del vestido que usará la madrina. Si este resultarse ser corto entonces la matilla no deberá superar el largo del mismo y se recomienda fijarla a los hombros para que esta no se vuele a causa de su propio peso o por factores externos.

Además de esto, existen tres tipos de mantillas así que puedes elegir la que más te guste o con la que te sientas más cómoda. Primero está las que se realizan con blonda, siendo este un encaje de seda muy suave. Luego se halla el Chantilly, que es un tejido muy ligero y elegante y por último encontramos el de Tul, que suele ser tanto de seda, algodón o hilo.

Una recomendación al momento de colocar la mantilla es no haberse lavado el cabello puesto que esto ayudará a facilitar la fijación de la peineta dándole algo más de estabilidad y agregándole un delicado broche por detrás como toque final. El cabello debe siempre ir recogido y el maquillaje que use la madrina debe ser lo más natural posible o se verá sumamente recargado. Sin embargo, puedes colocarte algún detalle como un lazo de algún color de tu preferencia al lado de la cabeza o puedes colocarte algunas flores, aunque este último no es tan usado.