Los cuidados básicos para el mantenimiento de un jardín varían de acuerdo a la época, tipo de jardín, estructura, plantas que se cultivan, extensión, etc., pero en general, hemos identificado las tareas principales que deben realizarse periódicamente para que nuestro jardín sea un espacio atractivo que sirva para nuestro disfrute y el de los visitantes.

Recortar y podar

Las tareas de poda son fundamentales en todo tipo de jardines, y consiste en eliminar aquellas ramas, hojas, flores y frutos marchitos o en mal estado, para que dejen de consumir nutrientes que pueden ser aprovechados por la plata para la creación de nuevas hojas y frutos. En algunos casos, es conveniente administrar la cantidad de luz que la plata recibe para orientar su crecimiento. Generalmente después de la poda, la plata se muestra renovada ante el crecimiento de ramas, tallos y hojas.

Mantenimiento del suelo

Debemos recordad que el suelo es uno de los principales componentes de donde la plata obtiene los nutrientes para su desarrollo. Así que debe procurarse mantenerlo abonado, con tierra vegetal, y a la vez acolchado, para evitar el crecimiento de hierbas malas, esto puede hacerse mediante el relleno con aserrín, trozos de pino, estiércol, y otros materiales orgánicos. También hay que retirar los desechos inorgánicos y retirar la maleza.

Riega adecuadamente

El riego es una fase de gran importancia en todo jardín. Aunque en algunas plantas solo debe hacerse en épocas específicas del año, hay otros casos donde se necesita regar la planta periódicamente. Quizá es una de las tareas más tediosas, porque requiere dedicar cierto tiempo dependiendo de la magnitud del jardín, pero existen mecanismos de riego automático, para aquellas personas que no tengan tiempo de hacer esta actividad. Se recomienda hacerlo en horas de la tarde, cuando el sol no tiene un efecto tan potente sobre las plantas.

Dirige a las plantas

Algunas especies vegetales necesitan ser dirigidas durante su crecimiento, sobre todo las plantas llamadas trepadoras. En las épocas de mayor crecimiento, estas se expanden rápidamente, así que es necesario orientarlas hacia la dirección que más nos convenga. Esta tarea es sencilla, pero necesita de una supervisión periódica para saber hacia dónde está creciendo la planta.

Fertiliza constantemente

La fertilización sirve para impulsar el desarrollo de la planta. Hay que tener en cuenta que durante el período de floración sus nutrientes se agotan y necesitan esta especie de vitamina extra. Si los fertilizantes son granulados, es recomendable que se administren de manera tal que no entren en contacto directo con la planta para evitar quemarla.

Elimina plagas y hierbas malas

Debes asegurarte de que tu jardín esté libre de plagas y malas hierbas, esto podrás comprobarlo mediante un examen genera del aspecto de cada una y las condiciones del terreno. En caso de encontrar plagas, puedes usar algún insecticida ecológico.

Si necesitas ayuda especializada, puedes contactar a un profesional, pero en general, esta serán las tareas básicas que deberás realizar para que tu jardín se mantenga en buen estado y tus plantas tengan un crecimiento óptimo.