Las bañeras son románticas y muy relajantes pero se adaptan más bien poco al mundo en el que vivimos en el que cada vez hay más prisas y menos tiempo para disfrutar de esos pequeños detalles que son los baños de espuma. Además, su limpieza requiere de mucho tiempo y su acceso no es muy sencillo para las personas mayores o con movilidad reducida.

A  todo esto se le une que las duchas de ahora pueden ser también un auténtico elemento de relax con sus columnas de hidromasaje que permiten que la experiencia pueda ser tanto o más gratificante que el baño. Con todos estos puntos a favor, no es de extrañar que cada vez haya más duchas y menos bañeras.

Elección de la mampara de ducha

Uno de los elementos más visibles en la ducha es la mampara. De cara al exterior es lo que de verdad se ve y por eso debemos de cuidar los detalles para que no sea un simple panel de cristal, sino una parte de la decoración del cuarto de baño.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la mampara sea de calidad. Una mampara plástica se estropea muy rápido y con el paso del tiempo acaba saltando la pintura y amarilleando el panel. Una mampara de cristal de calidad se mantiene como el primer día durante mucho tiempo.

Las mamparas de cristal pueden personalizarse de muchas maneras: pueden ser completas, cubriendo totalmente la ducha, cubrir solo una parte de la misma dejando el resto al descubierto, abrirse por corredera, por sistema de apertura hacia afuera, puede tener los bordes desnudos o puede ir enmarcada en metal etc.

Todo esto ayuda a crear una mampara adaptada a cada ducha y también al gusto y al presupuesto de cada cliente. Pero en las personalizaciones es posible ir un poco más allá.

Cristales dibujados para mamparas

Algunos fabricantes de mamparas ofrecen a sus clientes la posibilidad de crear modelos totalmente personalizados. Se trata de cristales dibujados por diferentes métodos de grabado en cristal que permite que se pueda decorar con todo tipo de motivos, desde una pequeña cenefa hasta dibujos de gran tamaño.

Quizás los más requeridos sean los dibujos en blanco, para combinar el cristal transparente con el opaco, creando una especie de sombreado que no solo preserva la intimidad de la ducha, sino que le da un toque muy elegante.

También es bastante habitual en baños de estilo moderno optar por el dibujo en negro, muy elegante. Para baños más juveniles, los dibujos en color son la última tendencia, aportando mucha alegría y luminosidad. Se pueden elegir dibujos de catálogo pero también es posible, en algunos casos, aportar un diseño propio para crear una mampara totalmente personal.