Ingredientes

Para la carne:

400 gr. Carne picada

1 diente de ajo picado fino

¼ c. pimienta

½ c. Sal

Para la salsa:

1 lata de salsa de tomate

La cantidad de la lata en agua

1 tomate grande picado en cubos

1 cebolla pequeña en pequeños cuadrados

½ pimiento troceado en cuadrados pequeños

½ c. sal

½ c. bicarbonato

Abundante orégano al gusto

Aceite de oliva

Opcional hierbas aromáticas como romero y albahaca al gusto

Salsa picante, una gota si se prefiere

Queso parmesano al gusto

Para la pasta:

Una bolsa grande de macarrones

Sal para el agua

Preparación

Primeramente tomaremos lo carne y sus condimentos y la cocinaremos hasta que la carne esté bien cocida. Después proseguiremos a agregar la cebolla para la salsa y una vez que esta esté blanqueada agregaremos el resto de los ingredientes (el bicarbonato al final) y los dejaremos reducir hasta que la salsa esté espesa.

En abundante agua hirviendo y con sal, agregamos los macarrones hasta que estos estén al dente y los servimos con una cucharada abundante de la salsa con carne y agregamos queso parmesano si así lo preferimos.

Dependiendo de nuestro paladar podemos agregar aceitunas, más ajo o picante si nos gustan estos sabores, pero el bicarbonato no puede saltar porque corta la acidez del puré de tomate para tener una salsa más rica.

También podemos lograr este efecto con un poco de azúcar o si lo queremos y no cocinamos para niños un chorro de vino tinto antes de que suelte el hervor le viene de maravilla a la salsa.

Otras variables para esta rica receta

Podemos variar esta rica receta al colocar los macarrones preparados sobre un refractario para horno (hay que dejar la salsa boloñesa casera más líquida), cubrirlos de queso y tener una rica “lasaña” falsa. O al agregar chorizo en lugar de carne picada para un sabor más fuerte.

También podemos sustituir la carne por champiñones salteados y picados para una versión vegetariana, o agregar crema para una versión en salsa rosada. En fin, es una receta que te encantará comer y variar a tu antojo.