Como todas las causadas por bacterias, la enfermedad de Lyme puede tener varias fases, según el grado de esparcimiento de la bacteria por el cuerpo del perro.  La primera fase correspondería al momento de la mordedura y del contagio, con la bacteria claramente localizada y la cuarta fase, la más peligrosa, a cuándo ya todo el organismo está afectado por la enfermedad.

Síntomas de la enfermedad de Lyme

Cómo es fácil de darse cuenta, cuánto antes nos demos cuenta de que el animal ha sido contagiado más fácil será poner remedio al problema. Para ello, es fundamental la prevención, ya que si revisamos periódicamente a nuestro perro podremos ver que tiene garrapatas y llevarlo a revisar para asegurarnos de que estas son totalmente eliminadas y que no le han contagiado ningún mal.

Si nos ha pasado desapercibido el problema, los síntomas que empezaremos a notar según se extienda la bacteria serán los siguientes:

  • Cojera leve o moderada que irá en aumento. Se puede notar inflamación en las patas del animal y que la piel se enrojece y se calienta.
  • Si ha sido picado en el lomo el perro puede caminar muy rígido, con dificultad y dolor.

Según se va extendiendo a los órganos internos podemos notar:

  • Fallos en el riñón, con dificultades para orinar u orina de otro color
  • Dificultad para respirar, el perro jadea mucho y no quiere moverse.
  • Falta de apetito y fiebre

Diagnóstico y cura

El médico tendrá que explorar al perro para diferenciar los síntomas más habituales de la enfermedad de Lyme de una artritis común, que también puede causar la rigidez y la inflamación de las articulaciones. Una vez realizado el diagnóstico la bacteria se combate con antibióticos y con tratamientos para aliviar el dolor del animal.

Si se ha cogido a tiempo, normalmente el problema desaparece rápidamente y no deja secuelas, pero en algunos casos el perro puede sufrir de dolores articulares durante un largo periodo de tiempo o incluso para el resto de su vida.

El perro no nos puede transmitir la enfermedad, solo la garrapata lo hace, por lo que no tendremos que tomar medidas para evitar el contagio una vez que estamos seguros de que el animal está totalmente desparasitado.