Principales puntos de interés

  • El Zoco. Una de las actividades que más gustan a todos los turistas es ir de compras y sin duda, en Marrakech no habrá excusa para hacerlo ya que cuenta con uno de los zocos más importantes del país. El Zoco es el lugar principal donde los ciudadanos y turistas adquieren todo tipo de productos en los diferentes puestos ambulante de sus calles. Será necesario que los visitantes demuestren sus destrezas a la hora del regateo ya que es inevitable los vendedores intenten esta técnica  con los turistas. Se encuentra en la zona norte del Jamaa el Fna y la única forma de acceder a su interior es hacerlo a pie desde la plaza. Los productos que más se venden son diversos artículos de artesanía, productos alimenticios de Marruecos, especias, ropa… Aunque el zoco pueda parecer un auténtico caos, está dividido por sectores en los cuales encontramos, entre otros, el gremio de los cesteros, tintoreros, herreros.

Zoco de Marrakech, un lugar ideal para nuestras compras

  • Plaza Jamaa el Fna. Como decíamos, el Jamaa el Fna (o Yamaa el Fna) es el centro neurálgico de la población y está situado justo en el centro de la Medina. Tanto por el día como por la noche podemos encontrar todo tipo de actividades para ver y hacer al aire libre, sobre todo espectáculos como por ejemplo encantadores de serpientes o domadores de monos. Pero además, esta plaza  es un sitio perfecto para tomar un refrigerio ya que hay muchos ‘tenderetes’ en los que se venden zumos naturales, batidos así como frutas y verduras. Cuando cae el sol, estos puestos se transforman en mercados ambulantes donde poder adquirir algo para cenar mientras los artistas callejeros tocan música o entretienen a los turistas y habitantes que pasean por la plaza. Os animamos a probar alguna de las exquisitas delicias que se venden en estos puestos ya que es una de las zonas más económicas, tanto para comer como para alojarnos.

Plaza de Jamaa el Fna

  • Palacio Bahía. Una de las joyas que dan vida al patrimonio de la población de Marrakech es el Palacio Bahía. A diferencia de otros monumentos que se pueden encontrar aquí, este es de reciente creación ya que fue construido a finales del siglo XIX. En su día, intentó ser el palacio más impactante para los turistas que visitaran Marruecos ya que se tardaron 10 años hasta terminarlo. Cómo se encuentra muy cerca de la plaza Jamaa el Fna, está también junto al Zoco de la Medina por lo que podréis acceder hasta él también a pie si os encontráis en el centro de la ciudad. El horario de apertura es de 9 a 16,30 horas todos los días, excepto los viernes que abre de 8,45  a 11,30 horas y de 15 a 17,45; el precio de entrada son 10 dirhams por persona.

Palacio Bahía

  • Tumbas Saadíes. Otro de los puntos de interés más visitados en Marrakech son las tumbas Saadíes; aunque éstas se construyeron durante el siglo XVI se abrieron a los turistas a principios del siglo XX, concretamente en 1917 cuando fueron descubiertas. Para llegar a ellas hay que recorrer un estrecho pasillo y acceder a un gran jardín en el que hay decenas de tumbas decoradas con hermosos mosaicos de colores. En el interior de estas tumbas descansan los cuerpos sin vida de guerreros-sirvientes de la dinastía Saadí. Y por supuesto, el mausoleo principal es la construcción que atrae todas las miradas de los visitantes ya que en cuyo interior se encuentra el sultán Ahmad al-Mansur. Dicho mausoleo tiene en total 3 habitaciones entre las que destaca la de las doce columnas dónde están sus hijos encerrados.

Tumbas Saadíes

  • Jardines de Menara. Y para aquellos que quieran ahorrar en sus vacaciones le recordamos los Jardines de Menara; otro de los puntos de interés más atractivos de Marrakech y totalmente gratuitos para todos los turistas. Están a unos dos kilómetros del centro de la ciudad y podrás llegar en taxi por un precio aproximado de los 10 dirhams. Lo que más destaca de esta zona es que hay un gran estanque con un bonito edificio que da la bienvenida a los visitantes así como los miles de olivos que lo rodean. Este lugar está bañado por una romántica leyenda en la que se dice que los sultanes que antiguamente gobernaban la ciudad de Marrakech tenían aquí sus encuentros amorosos.

Jardines de menara