Algo que puedes hacer es tomar una ducha antes de irte a dormir ya que esto puede ayudar a tu cuerpo a relajarse y a liberar el estrés acumulado durante el día, por lo que estarás más cómodo y fresco al momento en el que toques la cama. Además de que esto ayuda a regular la temperatura, ya que el cambio de temperatura entre el baño y la habitación le puede anunciar a tu cuerpo gracias a que, al dormir, la temperatura del cuerpo desciende y esto puede incitar la aparición del sueño.

Por otra parte, antes de irte a dormir, asegúrate de cenar algo ligero, como una ensalada o procura comer unas dos horas antes de irte a dormir, puesto que si sobre cargas a tu estómago antes de irte a dormir, este estará muy ocupado haciendo la digestión así que se le hará difícil a tu cuerpo lograr entrar en un estado de completa relajación.

Si acostumbras leer o ver la televisión antes de irte a dormir, lo más recomendable es que sean programas o novelas relajantes e incluso espirituales puesto que al ver o leer cosas de suspenso, drama o terror el cerebro sigue manteniéndose en un estado de alerta así que esto hace que sea más difícil conseguir un descanso completamente reparador.

Además de esto, debes procurar que tu cama sea únicamente tu lugar de descanso. Si realizas en ellas diversas actividades como trabajar, estudiar o llevas a cabo alguna otra actividad el cerebro estará recibiendo órdenes diferentes. Por ello, puede que no te sientas tan reconfortado al momento de acostarte puesto que puede ocurrir que te sientas exaltado por otra actividad que solías realizar allí.

Algo más que puedes hacer es tener un horario de sueño, así al momento de llegar la hora tu cuerpo estará programado para sentir sueño en ese momento. Lo que debes recordar es tratar de que sea temprano, ya que la renovación de la energía suele ocurrir entre las 11pm y la 1am, por lo que si a esas horas aún no te encuentras dormido entonces lo más probable es que despiertes más cansado de lo que te acostaste.

Por otro lado, puedes planear hacer una serie de actividades antes de ir a la cama para así liberar todo el estrés y las energías negativas que te han cargado todo el día. Estas actividades pueden ser un suave y relajante masaje, un tiempo de meditación en el que logres liberar todos tus pensamientos o leer un buen libro que logre relajar tu mente y le de paso a un sueño reparador. Repite estas actividades cada noche para que tengas bien formado tu reloj biológico.