Ten presente además que cualquier roce o golpe será mucho más visible que sobre los muebles de colores oscuros, así que un correcto mantenimiento te permitirá que mantengan un aspecto muy similar a los del día que en el que los estrenaste. A continuación te mostramos todos los consejos que te permitirán mantener en un perfecto estado tus muebles blancos.

  • Elije recubrimientos de vinil: Vinil y recubrimientos en materiales con plástico son en definitiva los indicados, ya que su limpieza es sencilla y se realiza sin precisar de lavadores especiales o trapos. Los rayones tampoco son un gran problema como sí lo son en muebles de madera.
  • Elije muebles con barniz: Si has escogido muebles blancos de madera busca los que tienen un barniz o recubrimiento tipo laca, que sean de fácil limpiado y tengan una ligera capa de brillo, pues es característico de la laca. Evita los muebles con pintura blanca mate, ya que estos sí se manchan fácilmente y precisan de mucho cuidado. Es muy frecuente recurrir a muebles con lacado blanco, algo que les da un brillo que permite una limpieza muy sencilla con cualquier trapo para el polvo, consiguiendo siempre un aspecto impecable, luciendo como un mueble nuevo.
  • Compra spray anti polvo para sillones: Todo tipo de telas se pueden recubrir con spray anti manchas y polvo. En el mercado puedes encontrar varias marcas y lo genial es que con solo cubrir sillones, almohadones, telas y demás objetos de decoración en blanco, estos se vuelven a prueba de agua, con lo que si una copa de vino cae sobre tu sillón, no tendrás que preocuparte porque se resbalará de él como por arte de magia.
  • Saca manchas con limpiadores naturales: El agua mineral, el vinagre y el bicarbonato son aliados para los muebles blancos porque no aportan ningún tipo de color extra y además sacan las manchas. Evita usar cloro porque es demasiado abrasivo.
  • Usa spray en aerosol para manchas imposibles de sacar: Pero si en definitiva alguna mancha no sale, el spray en aerosol blanco puede disimular a la perfección la mancha con un recubrimiento que no deja ver marcas de pintura, de brocha o que expande más la mancha, por lo que te recomendamos tener uno a la mano.

Como puedes ver el lucir una impecable decoración en blanco es más sencillo de lo que parece, pues mantenerla con ese blanco perfecto solo necesita de estos cuidaditos extras que en realidad se llevan a cabo en segundos.