• Leche de soja: es quizá la más comercial, la podemos encontrar en cualquier supermercado y contiene muchos beneficios como calcio, fósforo y bajas calorías. Pero eso sí, es necesario estar al pendiente de cualquier reacción desfavorable al tomarla porque la alergia a la soja (también conocida como soya) es muy común; además en los hombres puede llegar a afectarles en su desempeño, así que tener cuidado con la cantidad de leche que se consume es lo más apropiado.

La leche de soja es muy beneficiosa, excepto en caso de alergia

  • Leche de arroz: es mucho más ligera que la leche de soya por lo que no se recomienda para dar cuerpo a licuados, cafés o cremas. Es buena para tomarse sola, y para quien conozca la horchata, su sabor es muy similar, así que no temas acompañar tus alimentos con un vaso de leche de arroz, que además es muy baja en calorías y contiene carbohidratos y fibra, pero no contiene suficiente calcio, y es por ello conviene adicionar un suplemento.

La leche de arroz es similar de sabor a la horchata, muy baja en calorías además

  • Leche de almendras: es cremosa como la de soya, pero su sabor es bastante particular, de hecho si no eres muy aficionado a los frutos secos, quizá esta leche no sea mucho de tu agrado, pero como sustituto para una leche cremosa es muy rica. Además contienen magnesio, calcio, hierro y múltiples vitaminas, pero al igual que la leche de soja, las alergias son comunes, así que es necesario tenerlo en cuenta.

Leche de almendras, ideal por textura cremosa

  • Otras leches: y por último pero no por eso menos importantes, están las leches que no son del todo comerciales y que podemos hacer diariamente nosotros mismos como la leche de avena, la de chufa, la de nuez, o la de amaranto, todas son ricas en nutrientes y sabor, por lo que nos ayudan a mejorar nuestra dieta.

¿Puedo sustituir en recetas la leche de vaca por una vegetal?

¡Claro!, pero depende mucho de qué tipo de leche, pues la cremosidad varía mucho y también la consistencia, por ejemplo una tarta de queso cheesecake, puede hacerse más amigable para el intolerante a la lactosa si lo realizamos con leche de soja o almendra, pero realizarlo con leche arroz quizá no nos dé esa textura cremosa que es tan rica.

Y recuerda, puedes preparar tú mismo lácteos vegetales gracias a estos ingredientes, el modo más sano de disponer de esta leche alternativa a la de origen animal, con ingredientes que puedes obtener en cualquier supermercado y por un sencillo proceso de elaboración.