La noticia ha causado furor entre los fanáticos de la marca, que veníamos esperando desde hace un tiempo la confirmación del nuevo modelo del fabricante británico Land Rover, que es una marca fundada en 1948 por los hermanos Wilks, ahora perteneciente al grupo de diseño industrial y automovilístico indio Tata Motor, ya que tendríamos que esperar solo hasta mediados del año 2019 para conducirlo. A esto es lo que apuntan medios especializados británicos quienes presumen que el objetivo perseguido por la marca con el nuevo Defender sería conseguir un precio que fuese en cierta manera “a la disposición de los bolsillos de los usuarios”, sin tener que ser su adquisición un detalle lujoso, pero al mismo tiempo se comenta que también se espera un gran volumen de ventas, no siendo este menor a las 50,000 unidades anuales.

Cabe destacar, que aunque las aspiraciones son grandes la realidad es otra, en otras palabras, debemos recordar que para que la marca logre el objetivo que se ha planteado, necesitaría emplear todos los recursos de los cuales dispone en la fabricación de su actual gama incluyendo por supuesto los detalles que acaece el apartado estético como: la estructura de aluminio en la carrocería, las suspensiones independientes en ambos ejes y una configuración de tracción total con un sistema enlazable de manera automática suscrito por Haldex y proporcionado de una reductora, para hacer más viables las escapadas fuera del asfalto.

Interior del concept car en el que se basará el nuevo Defender

El Land Rover Defender 2018, no sería mucho más grande que sus antecesores, en el caso del 90 podemos recordar que su longitud es de 3.92 metros y en el caso del 110, ésta no excede los 4.64 metros, pero lógicamente, poseería tecnología más vanguardista, siendo la sencillez un aspecto que por ningún motivo se planifica dejar a un lado, ya que en palabras del fabricante “ha sido insignia del modelo”. Resta decir, que para la fecha, aún faltan varios detalles que especificar, incluso respecto al diseño final, pero un buen enfoque por el que podríamos guiarnos es el concept car DC 100 presentado por la marca en el año 2011, del cual podríamos indagar el camino que buscaría tomar la producción.

Para finalizar y soportar lo que anteriormente se comentaba, debemos referirnos al momento en el que en una entrevista se dirigieron al Dr. Ralf Speth preguntando si se convertiría realmente en un modelo rentable para el cliente estándar de la industria, a lo que respondió diciendo “El nuevo automóvil, como todos nuestros automóviles tiene que ganar dinero. Será un vehículo impresionante y creo que habrá una gran cantidad de demanda del mismo”. Respuesta de la cual podemos deducir, que si bien se había expresado primeramente que el precio sería asequible al bolsillo del usuario, la marca también tiene cierta presión por recuperar todo lo que ha invertido.