Se encuentra entre Venecia y Milán, también muy cerca de Verona. Con una superficie de 368 kilómetros cuadrados, es el lago de mayor tamaño del país. A su alrededor se hallan pequeños pueblos que suelen ser lugares de veraneo para muchos italianos. Entre ellos, Sirmione es el más destacado.

Sirmione se encuentra en una pequeña península del lago. Gracias a su balneario, su centro histórico bien conservado, sus ruinas romanas y su castillo de la Edad Media, es uno de los centros turísticos más populares de la zona. Si crees que es un pueblito tranquilo donde te podrás relajar, estás equivocado. Se trata de un sitio que recibe mucho turismo masivo, así que habrá siempre turistas por doquier.


Península de Sirmoine en el Lago de Garda

No obstante, Sirmione está bien preparado para recibir una gran cantidad de turistas. Hay una buena infraestructura de alojamiento y de restaurantes, aunque el mayor inconveniente está relacionado al estacionamiento, ya que los parkings son de pago y cuesta encontrar un sitio libre.

Dar la vuelta al Lago de Garda en un solo día, si bien no es imposible, tampoco es aconsejable. Si lo intentas, puedes terminar agotado y no disfrutar del resto del viaje. Tómate tu tiempo y llegarás a cumplir tu objetivo de rodear el lago. Es mucho mejor hacer el recorrido en dos o tres días para ir a un paso relajado y disfrutar mejor.

Sirmione no es el único pueblo que se encuentra alrededor del lago. Otros sitios interesantes para visitar son Torbole, Malcesine, Lazise, Bardolino, Desenzano, Peschiera y Limone Sul Garda, entre otros. La zona norte es la menos poblada y es donde los paisajes son más pintorescos. En el norte, también, las montañas llegan a los 400 metros sobre el lago, encerrándolo a éste y sus casas de colores.

Montañas del Lago de Garda, donde podemos disfrutar de rutas en bici o a pie

Todas las orillas del lago son playas donde te puedes bañar. Hay algunas playas donde debes abonar un ticket de entrada, como en la exclusiva San Virgilio que cuesta varios euros, y otras son gratuitas. Las hay mejores y las hay peores, pero las playas gratuitas son más populares.

Además de sus pueblos turísticos, el Lago de Garda tiene dos importantes atractivos para los visitantes. Uno de ellos es Gardaland, uno de los parques de diversiones más popular de Italia y de toda Europa. Tiene varias montañas rusas y más de 50 juegos. Por otra parte, también hay un funicular que va desde Malcesine hasta el Monte Baldo.

Parque de atraccioes Gardaland

Para poder recorrer el Lago de Garda, lo ideal es contar con un coche para moverse más fácil. De Milán a Sirmione hay 140 kilómetros por autopista. También puedes llegar en tren desde la estación Milano Centrale a Desenzano Del Garda-Sirmione, y el trayecto dura alrededor de una hora y media. Otra opción es realizar un tour organizado, partiendo desde Milán.