Sus características

Si bien parece un pequeño monito, pertenece a la familia de los mapaches, pero tiene una cola mucho más larga, generalmente mide lo mismo que el resto de su cuerpo, tiene una cara plana con ojos muy grandes y con orejas redondas y peludas.

Su peso varía entre 1,5 kg y 4,5 kg, y no llegan a pasar los 60 centímetros de altura, a eso hay que sumarle la cola que puede llegar a medir lo mismo que su propio cuerpo. Su esperanza de vida ronda los 25 años, aunque se sabe de algunos que han vivido hasta los 40.

Su dieta es muy variada, si bien por la forma de sus dientes parecerían ser carnívoros, generalmente comen frutas, posiblemente por su pequeño tamaño les costará más atacar otros animales, y preferirán las frutas cuando las plantas en general no se defienden.

Generalmente viven solos o en grupos muy pequeños y cuando lo están, se suelen acicalar entre ellos.

Antes de tener uno de estos kinkaju como mascotas, hay que entender que no en todo el mundo es legal comprar uno de estos, por lo cual lo primero que hay que asegurarse es comprarlo en un lugar autorizado con todos los papeles al día.

El kinkaju puede ser una mascota exótica para nuestra casa

Qué debes saber antes de adoptar un kinkaju

Primero, es un animal que se la pasa saltando por los árboles, así que ten en cuenta que andará colgado por todos lados en tu casa. Por lo que tendrás que adaptar un poco tu casa. Lo que nos dice que no será un animal económico, al menos al inicio.
De todos modos, al principio tu misión será ganarse su confianza, ya que ni bien llegue a tu hogar buscará un recoveco y se quedará ahí escondido. Por lo que debes dejarlo en el cuarto que hayas preparado para él, solo, que explore y se ponga cómodo. Dale su tiempo y ten paciencia, ya se acostumbrará a ti. Lo ideal es que ya haya alimento en el cuarto donde vivirá él, pero si no pudiste hacerlo o lo olvidaste, puedes dejarle la comida y el agua llamando la menor atención posible. También el cuarto debe contener un refugio muy oscuro donde él pueda dormir. Con el pasar del tiempo se irá acostumbrando a tu presencia, sobre todo porque eres el que le lleva la comida.

Ya una vez familiarizado contigo es posible que siempre ande tras de ti, sobre todo si vas a la cocina o algún cuarto en particular que le llame la atención.

Es un animal nocturno, y muy activo. A diferencia del gato, este es realmente activo y hará mucho bullicio si no lo acostumbras de chiquito a estar despierto de día. Y eso tampoco es una garantía, ya que es algo muy difícil de hacer, teniendo en cuenta el tiempo de adaptación a tu presencia que tuvo, tendrás que hacerlo de a poco. 

Lo ideal es tener uno siendo todavía un cachorro, y acostumbrarlo de a poco a estar activo de día, y de noche a dormir, además será más fácil que se familiarice con tu presencia si es más pequeño. Puedes tener una pequeña jaula con ramas, y solo lo metes ahí de noche hasta que aprenda a dormir en ese horario.

Cuidados y recomendaciones

Requieren bastante atención, si lo mantienes encerrado mucho tiempo y sin jugar con él se volverá muy agresivo.

Finalmente, lo que dije antes sobre la peligrosidad de este animal se refiere a su saliva, la cual es bastante tóxica. Por lo cual si anduviste jugando con él procura lavarte bien las manos, ahí no tendrás mucho problema, el problema ocurre si alguien lo asustó, o realizaron un movimiento brusco, el Kinkaju no dudará en morder, y es ahí cuando la saliva es peligrosa, ya que es portadora de un nematodo llamado Baylisascaris Procynis, el cual produce problemas neurológicos graves que incluyen parálisis, ceguera, ataxia y luego la muerte, si no es tratado a tiempo. Por lo cual, ante cualquier duda consulta a tu médico inmediatamente.