Muchas personas afirman que sus hámsters se llevan bien y no tienen problemas de relación, pero, sin negar algún caso que pudiera haber de modo muy excepcional, lo cierto es que en la mayoría de los casos se oculta un conflicto que el dueño no ha sabido percibir.

No hay excepciones a la regla por motivos de sangre, no es cierto que los hermanos de camada convivan de forma más pacífica, ni tan siquiera machos y hembras aunque en este caso no sea tan normal que se maten.

Hámster dominante y hámster sumiso

Lo habitual cuándo se ponen a convivir dos hámsters machos  en una sola jaula es que comiencen a tener luchas territoriales.  Algunas personas perciben sus agarradas como pequeños juegos y no les dan más importancia hasta que un día se encuentran a uno de los animales muertos o con graves heridas.

Consejos para la convivencia de dos hamsters

En algunos casos uno de los hámsters domina claramente al otro.  El hámster sumiso se tira panza arriba cuándo el dominante se acerca y permite que incluso le de algunos mordiscos a modo de advertencia. En estos casos no suele pasar que el dominante mate al animal que no le hace frente, pero el sometido se volverá una mascota temerosa, que posiblemente no se deje tocar y que vivirá en malas condiciones toda su vida.

Una jaula dividida

Tampoco es acertada la idea de hacer convivir a los animales en una jaula dividida dónde se puedan ver. Algunas personas creen que de este modo se irán acostumbrando uno a la presencia del otro, pero lo cierto es que si pueden, se atacarán a través de los barrotes. Incluso, en casos extremos, pueden morir por un infarto debido a la ansiedad de querer pelearse si no son capaces de tocarse.

Evidentemente hay animales más tranquilos y otros más nerviosos pero independientemente de la intensidad con la que se peleen, hacer convivir a dos hámsters es foco de tensiones, de nervios y de infelicidad al menos para uno de ellos.

Si queremos criar,  lo más adecuado es juntar al macho y a la hembra durante pequeños espacios de tiempo cuándo esta esté en celo y separarlos durante todo el resto del tiempo. Si tenemos varios animales, es preferible que ni tan siquiera puedan verse.