Una cosa a tener en cuenta, si vas a intentar jugar con tu gato ya adulto, es que tú también tendrás que aprender a jugar con él, entender sus tiempos y ver qué actividades le atraen más. La mayoría de las actividades están relacionadas con la caza.

Ideas para jugar con tu gato

Si es cachorro aún, no tendrán problemas para entretenerlo, si es muy bebe, todavía no pasará la prueba del espejo, esto es, reconocer su reflejo en alguna superficie, por lo que le llamará la atención ver en el espejo otro gato e incluso intentará jugar o pelear con él. Hilos, sogas, lana o cualquier cosa que le llame la atención servirá para hacerlo jugar a la caza.

Cualquier cosa que se mueva, como unas cuerdas o hilos, llamarán la atención del gato

Arrojar y (no) traer, es similar a cuando con el perro le arrojamos una pelota o rama, en este caso un ratón de juguete o algo llamativo, pero el gato por lo general se lo llevará a algún escondite e intentará matarlo o comérselo, hasta que vea pierda interés. Si llega a devolver el objeto, habrá que premiarlo, con comida o caricias, para que se dé cuenta que es lo que corresponde hacer.

Otro tipo de juego es atar el juguete a un hilo y moverlos nosotros, lo cual será más difícil e interesante para él ya que en este caso la “presa” parece estar viva y se mueve. Lo importante de esto es no hacérselo muy fácil ni muy difícil, ya que perderá interés en ambos casos. También hay que intentar de hacer que la caza sea real, ya que es poco probable que un ratón se le ponga a caminar por el hocico, el gato, adulto o cachorro, puede verlo, olerlo y detectarlo moviéndose perfectamente a varios metros de distancia, pero el objeto debe llamarle la atención, sino lo ignorará. Por último cada tanto conviene cambiar el objeto, ya que también perderá interés en la presa si siempre es la misma.

A los gatos les encanta jugar al escondite, siempre buscan dónde sorprenderte

También les gusta mucho andar escondiéndose y acechar a quienes les rodean, en especial tus pies. Aunque en realidad eso lo hace por su cuenta. Igualmente de cachorros, puedes intentar acecharlos tú, en seguida llamarás su atención y notarás como se pone en guardia. Puedes tomar una o varias cajas de cartón que no uses y hacerles agujeros, el gato se divertirá inspeccionando que hay del otro lado, y será un buen lugar de escondite para él si son grandes.

Finalmente, queda el juego de manos, si se hace desde pequeño el gato entenderá perfectamente la diferencia entre un juego y una pelea. No obstante lo cual terminaremos con las manos arañadas y algún que otro mordisco, hasta que el sepa controlar su fuerza y retraer las uñas. Esto igual ya de más grande no le guste, y lo tome como una molestia, no te atacará seriamente pero te dolerán los arañazos. De todos modos, generalmente el gato es un animal superviviente, siempre que pueden evitan pelear (excepto en épocas de celo) y más aún si su contrincante mide 8 veces su tamaño, por lo que lo más probable es que cuando te haga doler huya y se esconda.