En China, donde la medicina natural y tradicional resulta muy avanzada, el jengibre le da tratamiento a las enfermedades causadas o acrecentadas por el frío. Sus propiedades mucolíticas posibilitan la expectoración y suben la temperatura corporal, por lo que se contraindica en casos de fiebre elevada.

Así que es una planta medicinal tan completa que incluso nos ayuda para soportar las consecuencias del frío extremo. Algunas heridas causadas por congelamiento encuentran cura con el jengibre, ya que este favorece la circulación y regeneración de los tejidos afectados. En tratamientos combinados con cebolla y ajo es un escudo imparable contra los cambios de tiempo. Recordemos que ya vimos que entre todos los beneficios del jengibre se puede emplea también para problemas de estómago, así que es un remedio natural muy completo. Pero vamos a seguir viendo cómo nos ayuda para respirar mejor, particularmente en el caso de las alergias.

En cada enfermedad respiratoria o alérgica, la cocción de este vegetal en un litro de agua constituye fórmula para sentirse bien. Puede tomarse 3 veces al día la infusión, y así combate la sensibilidad del organismo al polen, al polvo, al olor del barniz y demás pinturas, de las lacas y de otros olores fuertes que activan ataques de asma y alergias.

Combinado con frambuesa,  también puede obtenerse una fusión increíble en este tipo de afecciones. Por ejemplo, haciendo un cocimiento como el que se explicó anteriormente, solo que con medio litro de agua, y añadiendo un té de frambuesa, nuestro organismo expulsará todo el frío, y dicho sea de paso, las enfermedades asociadas a él. La misma preparación puede hacerse, pero con té verde.

En situaciones de amigdalitis (inflamación de las amígdalas), se aconseja poner a cocinar una cucharada sopera de la planta,  además dos colas de caballo picadas y cuatro hojas de achiote, todo en medio litro de agua hirviendo. Luego se deja reposar, y en su forma tibia se hacen gárgaras con la miscelánea.

Para acabar con la flema, un remedio eficaz es el que incluye dos cucharadas de raíz rallada de la planta fresca y dos tazas de agua hirviendo. Se pone a hervir y luego a reposar, por cerca de treinta minutos. Cada dos horas puede beberse igualmente tibia.

También, en vez de estos ingredientes adicionales al jengibre, se puede añadir a los preparados el zumo de un limón y miel. Así se acentúa el efecto curativo de la bebida pues son ingredientes que ayudan en caso de resfriados y para respirar con mayor facilidad si tenemos algún problema relacionado con el resfriado o la alergia.

Pero el jengibre no solo muestra aplicaciones internas, sino también externas. Por ejemplo, los emplastos pectorales hechos con él combaten el resfriado, los catarros, y otras molestias respiratorias.