Eliminar las malas hierbas

Las lluvias y la etapa del desarrollo de plantas, hace que no solo crezcan aquellas que sembraste por voluntad propia, sino también las malas hierbas. Por ello, procura realizar tareas de limpieza sencilla para retirar este tipo de hierbas que no benefician a tu jardín e incluso consumen parte de los nutrientes que necesitan las demás plantas.

Plantar césped

Recuerda que todavía sigue siendo un buen momento para plantas césped. Así que realiza esta tarea asegurándote de hacer una correcta preparación del terreno, distribución de las semillas y protección de las mismas, para que no se las coman las aves. En algunos casos, solo necesitarás reacondicionar algunas secciones del terreno que se han deteriorado, por lo que debes explorar el suelo para determinar dónde hacer la siembra.

Protección ante las heladas

Tus plantas deben continuar protegidas ante las heladas, sobre todo porque muchas de ellas estarán en la fase de florecimiento. Así que realiza las labores de protección ante las heladas que pueden suceder durante la noche y afectar con mayor riesgo a las plantas de exteriores.

Abono y fertilización

Recuerda abonar y fertilizar aquellas plantas que lo ameriten, especialmente las que has sembrado recientemente y necesitan ser preparadas para crecer durante los próximos días. Esto deberás acompañarlo con tareas de riego sencillas, que en la mayoría de los casos no son necesarias gracias a las lluvias.

Siembra de hortalizas

Este mes es ideal para la siembra de hortalizas, por ello, si lo deseas, dedícate a la siembra de tus verduras preferidas como el tomate, zanahoria, cebolla, ajos, espinacas, lechugas, etc. Muchas de ellas deben sembrarse primero en semilleros y esperar que la humedad del huerto se reduzca para así plantarlas sobre la tierra directamente. Ciertamente, estas tareas pueden variar de acuerdo al lugar donde te encuentres y a sus condiciones climáticas, pero son algunas de las labores generales que deberás hacer en el transcurso del mes.