Los elementos materiales principales que se utilizan en este estilo son el mármol, gres cerámica, el agua, mimbre, madera, piedra o bambú entre otros. Por otro lado los colores que deberás utilizar son el color tierra,  blanco, algún toque de color verde o amarillo suaves. Sus líneas simples pero elegantes se asemejan considerablemente al estilo minimalista pero con ciertas diferencias. Sus accesorios son simples y asequibles a cualquier bolsillo que  es una gran ventaja.

El estilo Zen combina los colores negro y blanca con el verde de tus plantas

Qué necesitas preparar tu jardín con este estilo

Para conseguir que tu jardín consiga acercarse a ese autentico estilo zen, en primer lugar deberás tener muy presente el orden. En este sentido intenta que en tu jardín  no haya elementos desordenados ni fuera de lugar. Recuerda que este estilo se basa sobre todo en que el espacio este  vacío por lo que intenta no sobre cargarlo demasiado. En este estilo decorativo es importante utilizar un número impar de los elementos que vayas a introducir. Normalmente para este estilo se utilizan piedrecitas pequeñas,  rocas, ramas, velas o incluso incienso ya que en este estilo lo más importante es simbolizar de alguna manera el hábitat natural como la montaña. Uno de los más significativos de este tipo de espacios son los dibujos creados en la arena mediante un rastrillo que también se utilizan como una forma de relajación.

El estilo zen será también aplicable a los jardines con espacios más pequeños

No te olvides de resaltar el yin y el yang poniendo elementos opuestos como el blanco frente al negro, lo liso frente a lo rugoso mediante piedras o mimbre…etc.