Tipos de maceta

Existe una gran diversidad de materiales y formas para cada maceta, por lo que debes elegir macetas acorde en función de las condiciones de tu casa, como el espacio del que dispones para ubicarlas. Las más comunes son las de arcilla, que son aptas para espacios donde hace calor, y tienen un grado de permeabilidad alto, así que el riego necesita ser más constante. Luego encontramos las de plástico, que por el contrario, vienen muy bien en zonas frías, debido a que el plástico resiste al frío, y tienen una mejor retención del agua, también es más económico.

En tercer lugar, tenemos a las macetas de madera, cuya fabricación se combina también con un forro de plástico, para mejorar la resistencia del suelo. Igualmente, destacan las macetas de piedra, metal, cerámica y otros materiales.

Podremos elegir entre diferentes tipos de macetas

¿Qué plantas puedo cultivar?

No hay una lista específica de plantas para cultivar en macetas, de hecho, en algunos jardines grandes todas las plantas comienzan su vida en macetas y luego son trasladadas a tierra firme. Para hacer los cultivos, puedes separar las plantas por grupos o mezclarlas para tener un jardín más dinámico. Puedes sembrar flores como las alegrías, rosas, begonias, caléndulas, cactus, así como cultivar lechugas, zanahorias, chiles, tomates, romeros, albahacas, etc. Todo dependerá de tus gustos y posibilidades.

¿Cómo hacer el riego?

El riego de una maceta es completamente diferente a un riego tradicional, ya que en general las macetas no disponen de un gran sistema de drenaje, más allá de un agujero en su parte inferior. Por este motivo, debes cumplir con el principio básico del riego: mantener la humedad del suelo, pero sin llegar a ahogar la planta. Así que debes ser muy cuidadoso al momento de hacer el riego. En general, durante el verano el riego debe ser más frecuente que durante el invierno.

¿Cuál es la mejor zona para ubicarlas?

Como siempre, debes procurar que las macetas estén ubicadas en las zonas más frescas de tu casa, donde lleguen los rayos del sol. Por ejemplo, si estás en un apartamento, el mejor lugar para colocar las macetas es en el balcón, pero también destacan otros lugares, como la cocina, la sala, incluso la habitación o el cuarto de baño, donde puedes tener un cactus.