Agrupa bien las macetas

Las macetas son la estrategia más eficaz para ganar espacio en el jardín, pero en ocasiones cometemos errores al momento de distribuirlas. Existen algunos contenedores o parales de hierro que tienen compartimientos para agrupar macetas pequeñas, permitiendo optimizar tu experiencia como jardinero.

Escoge plantas trepadoras

Las plantas trepadoras son perfectas para los jardines pequeños, ya que ocupan espacios alternativos como las paredes, muros e incluso alcanzan algunas zonas aéreas que generalmente no se utilizan. De manera que escoge algunas especies de estas y atrévete a vestir de verde tu pequeño jardín.

Cultiva bulbosas junto al césped

Dado que el césped es una planta de relleno que impide el crecimiento de hierbas malas, puedes utilizar este terreno para sembrar plantas bulbosas. Así tendrás un espacio multifuncional, que no se verá recargado, ya que puedes delimitar tu siembra con rocas y así darle a cada especie el lugar que merece.

Aprovecha las pendientes

Las pendientes, por muy pequeñas que sean, son espacios disponibles para la siembra de cualquier tipo de plantas. Por ejemplo, si están ubicadas en una zona de sombra, muchas especies alcanzarán un buen desarrollo en este espacio, así que no dudes en cultivar allí.

Planta al pie de los arbustos

Otro lugar que se puede aprovechar para realizar plantaciones, es al pie de los arbustos. Independientemente de que estén sembrados en macetas o en la tierra directamente, a su alrededor pueden plantarse algunas especies vegetales pertenecientes a diversas familias.

Cestas colgantes para aprovechar todos los espacios

Utiliza cestas colgantes

Las cestas colgantes son una opción idónea para aprovechar el espacio aéreo. Esta zona preferiblemente alberga plantas decorativas, donde solo debes hacer labores de riego y cultivo no muy trabajosas.

Siembra en la terraza y en bandejas

No te limites a los espacios cerrados. Recuerda que así como hay plantas que exigen sombra o poca luz para subsistir, otras pueden hacerlo fácilmente recibiendo luz directa en la zona de la terraza. Así que puede ser un lugar muy provechoso para cultivar verduras, hortalizas y otras plantas, a través de recursos como la bandeja de siembra, macetas y otros instrumentos. El objetivo final siempre será tener una casa con aire fresco y tu propia producción de plantas, sin importar sus dimensiones.