Ya sea que nuestro objetivo sea tener un jardín con una amplia variedad de plantas, o  más bien esperemos especializarnos en algunas especies, no es necesario invertir una alta cantidad de dinero para lograr este objetivo, así que presentamos algunos consejos básicos para lograrlo.

Divide las matas

Algunas plantas alcanzan un desarrollo considerable, así que son muy propicias para dividirlas. Independientemente de que estén sembradas en macetas o en el suelo directamente, puedes desenterrarla y utilizar un cuchillo para separar la planta en dos partes o más, de acuerdo al tamaño de la misma. Debes asegurarte de que la división se realice de forma equitativa, y los pedazos de la planta queden en partes iguales. Luego es conveniente sembrarlas de nuevo en un terreno húmedo y protegerlas del viento que puede llegar a secarlas.

Esquejes

Este procedimiento para hacer crecer a tu jardín, consiste en multiplicar las plantas a través de su siembra, tomando como fuente para su crecimiento un pequeño corte que se realiza sobre la planta principal. En algunos casos, solo basta con sembrar el esqueje en un terreno adecuado y este echará raíces, pero a veces es necesario realizar otras acciones como el uso de algún fertilizante, para estimular el desarrollo de la nueva planta.

Ejemplo de esqueje en una planta

Semillas

Las semillas son una opción mucho más económica para hacer que tu jardín crezca en cuanto al número de plantas que posee. Puedes sembrarlas en maceta o hacer una especie de mini invernadero para que germinen más rápido. Para ello, basta con utilizar una maceta, una bolsa de plástico y un palo para colocarla por encima. Así, verás que las semillas germinarán mucho más rápido. Lo mejor de todo es que puedes comprar semillas en el vivero o sembrar semillas de los frutos que consumes en casa.

En todo caso, no es obligatorio que debas comprar todas las plantas que lleves a tu jardín, ya que también puedes sembrar plantas que te regale algún amigo, un esqueje o una división de una mata frondosa. Como siempre, el resultado de un jardín frondoso siempre será un buen desempeño en las diferentes tareas de cultivo.