Clima jamaiquino

Sin duda algo importante por contemplar al viajar es el clima, por fortuna Jamaica goza de un clima tropical cálido que permite que todo el año sea apropiado para visitarla con un promedio de 27 grados. Eso sí, el mismo sitio web de Jamaica recomienda visitarla de noviembre a abril para disfrutar mucho más de sus playas.

Con el clima de Jamaica podrás disfrutar de sus playas durante todo el año

Qué llevo en la maleta

No olvides tu bikini ni el traje de baño, pero además lleva ropa playera bien fresca que te permita pasarla bien en el calorcito y no sufrir de un golpe de calor por usar mezclilla o telas así de calientes. Además no olvide el bloqueador solar, vas a una playa y lo último que quieres son unas fotos de luna de miel donde te veas como recién salido de un tostador.

Gastronomía y actividades

La vida nocturna es turística y abundante en Jamaica con bares, restaurantes y fiestas de reggae y calipso jamaiquino. Además, si se adapta a los días de tu luna de miel no puedes faltar a las fiestas locales que se celebran:

  • Año nuevo y navidad
  • Pascuas de miércoles de ceniza y viernes santo
  • 1 de mayo, día del Trabajador
  • Agosto, día de la Emancipación, Día de la Independencia

En los bares y restaurantes hay mucho por probar en la gastronomía de Jamaica pero no te puedes ir sin probar el Ackee y salfish, ya que es un plato de bacalao que se conoce como el plato nacional y que es muy rico con ajís, especias y tomate.

Ingredientes tracicionales de la gastronomía jamaicana

Qué más hacer

Bueno no dejemos de lado el amor asegurándote de conseguir un hotel perfecto para recién casados, con actividades en pareja y perfectas habitaciones donde el relax sea una opción así como la pasión.

Se trata de un destino ideal para relajarnos

Además, reserva un día para ir de compras y disfrutar del folclore local o hacer senderismo, rafting y canoas de bambú o incluso nadar junto a delfines y mantas. En fin, encontrarás que Jamaica es mucho más que sus deliciosas playas, ya que es un destino que no deja a nadie con deseos de nada.