Recorriendo la ciudad a pie, al contrario de los recorridos en bicicleta o autobús (la mayor parte del centro está cerrada a los coches), prevé un ritmo que abre los ojos a varios tesoros escondidos que, de lo contrario, no podrías ver. En Florencia esto sucede a menudo.

Para que no te pierdas nada, aquí están las tres rutas para que puede seguir por tu cuenta. Las mismas están divididas geográficamente según las diferentes áreas de la ciudad:

  • Centro histórico: Comienza en la Piazza del Duomo y continua por el campanario de Giotto, donde se encuentra el Museo dell'Opera del Duomo, donde se hallan muchos artefactos y obras de arte importantes y originales que se mantienen tan bien como las puertas de oro originales del baptisterio. Luego puedes visitar la Casa Museo di Dante, donde vivió Dante. La siguiente parada debería ser famoso museo de escultura de Florencia, el Bargello. A unas cuadras más abajo, te encontrarás con la Piazza della Signoria, el Palazzo Vecchio y el Uffizi, los cuales pueden ser verdaderamente admirados y apreciados sólo desde el exterior. Cuando se llega al final de la plaza, te encontrarás frente a la Rivoire Cafe (que sirve el mejor chocolate caliente durante los meses de invierno). Después puedes visitar la Iglesia de Orsanmichele, mejor conocida por sus nichos externos y, en particular, por El Cristo y Santo Tomás de Andrea del Verrocchio. No dejes de ir a  Grom, una famosa heladería, por si necesitsa un pequeño refrigerio. Si no es así, vuelve hasta el Duomo, donde termina este recorrido a pie por el centro histórico de Florencia.

Plaza o Piazza del Duomo

  • Oltrano: Este paseo te dará una idea bastante clara de lo que hay al otro lado del río Arno. Comienza en el Ponte Vecchio y continua recto por Via de Guicciardini, que te llevará hasta el Palacio Pitti. Justo a tu izquierda verás la Iglesia de San Felice, una iglesia gótica con un crucifijo atribuido a Giotto. Continua por un poco más hasta llegar a Piazza di San Felice, en la encontrarás una pequeña torre. Luego ve a Santo Spirito, una hermosa plaza verde, que es muy popular entre los lugareños. Allí hay varios bares y restaurantes. Si vas en la mañana, no dejes pasar por el mercado y no te pierdas la basílica renacentista de Santa María del Santo Spirito, con los frescos de Botticelli y Filippino Lippi. Para terminar el paseo, dirígete hasta el río Arno y el puente de Santa Trinita. En el camino, echa un vistazo al Palazzo di Bianca Cappella, un edificio bellamente decorado del siglo XVI.

Comercios en el Ponte Vecchio

  • Piazzale Michelangelo y San Miniato: Comenzando de espaldas al Ponte Vecchio desde Oltrarno, ve hasta el Museo Bardini, que también permite el acceso a los jardines Bardini. Luego visita la puerta de San Nicolás en la plaza Giuseppe Poggi, que una vez fue una de las puertas que permitían el acceso más allá de los muros de la ciudad durante la época medieval. Aquí podrás ver las escaleras y caminos que conducen detrás de la antigua puerta, que en realidad se parece más a una torre. Subiendo las escaleras y cruzando la fuente, te encontrarás con una reproducción del David de Miguel Ángel. Luego camina por Viale Galileo hasta la iglesia San Miniato del Monte, uno de los exponentes más hermosos de la arquitectura románica en la Toscana.

Iglesia de San Miniato