Y es que si revisamos revistas, consultorios, páginas webs y todo lo concerniente al bebé, en su mayoría se enfocan solamente en la madre, y dejan al padre como en un punto ambiguo donde este no sabe qué hacer para involucrarse en la vida que está por nacer.¿Cómo podemos involucrar a papá en el embrazo?, veamos algunos consejos.

Cómo involucrar al papá

Como es evidente, desde los primeros días la mujer se concientiza del embarazo, cosa que no siempre hace papá, ya que este no lleva en su vientre al niño, por eso una de las cosas que más debe procurarse es hacer más y más evidente ese pequeñito que se gesta en la madre.

Ir los dos a las consultas médicas, que presencie los ultrasonidos y los primeros movimientos es imprescindible, pues el reconocer esa vida que crece le da al padre una mayor conciencia de que pronto será papá.

Además, involucrarlo en las decisiones como ropa, zapatos, el coche, la cuna y demás necesidades del bebé lo envuelve en la espera de forma más íntima, pues puede imaginar a su pequeño usando la ropa y en el coche, recordemos que los hombres son más prácticos y la ilusión es necesario que la vislumbren claramente.

La función del padre es fundamental en el desarrollo del bebé

La habitación del bebé y su acondicionamiento

Una forma genial de involucrar a papá es dándole el proyecto de decorar y acondicionar la habitación del bebé, pues pintar, colocar repisas y armar muebles sí que le gustará. Pero recordemos siempre que esa habitación es una fuente de esperanza para la pareja, pues el nuevo bebé viene a ella en unos meses.

El padre como el pilar de la familia

Además, el padre tiene la responsabilidad (que es todo un honor) de mantener una fuerza que en ocasiones en las mujeres embarazadas se quebranta por cuestiones de hormonas. El estar preparado para cuidar y dar apoyo a la mamá hace del papá no solamente un apoyo muy valioso en el embrazo, sino que además permite crear lazos como familia más estrechos y seguros para el bebé.