¿Cómo funcionan?

Los seguros funcionan de forma similar a un fondo de ahorros, es decir, la persona estipula el pago o aporte de un monto mensualmente, que se irá acumulando para un determinado fin, como por ejemplo, el retiro de tu trabajo, la educación de tus hijos, comprar un inmueble, el fallecimiento, etc. Esto se fija teniendo una fecha de culminación a largo plazo, y en algunos casos puede tener una pequeña tasa de interés anual.

Dependiendo del tipo de seguro que contrates, se puede proceder a retirar el dinero acumulado antes de finalizar el plazo, teniendo que cancelar una penalización económica por dicho retiro.

¿Inversión o ahorro?

Algunos analistas han cuestionado si realmente un seguro puede ser considerado como un espacio de inversión, alegando que se trata más bien de una herramienta de ahorro, debido a que funcionan como un fondo de contingencia ante cualquier situación irregular.

Así, lo ideal es que nunca sea necesario recurrir a ellos, en el sentido de que no queremos que nos pase nada malo, y lo ideal es evitarlo, pero en caso de suceda, es importante contar con esta protección. Bajo este argumento, explican que no puede hablarse de inversión, porque es un dinero que tiene altas posibilidades de no regresar.

 De allí que prefieren referirse a ellos como un método de ahorro. En todo caso, las ofertas de este tipo se han diversificado y hay empresas que brindan nuevas posibilidades, la clave estará es informarse correctamente y decidir con un buen nivel de asesoramiento.

Tipos de seguro para invertir

Existen diversas clasificaciones de seguros, pero las más conocidas son los seguros dotales y los seguros flexibles. En el primer caso, la persona no puede hacer ninguna alteración en el contrato establecido al principio, y en caso de que quiera hacerlo deberá cancelar una multa económica.

Los seguros flexibles están diseñados para alcanzar metas a corto y mediano plazo, con normas más abiertas respecto a modificaciones en el contrato. De modo que antes de decidir invertir tu dinero en un seguro evalúa tus prioridades financieras y consulta con un especialista en el tema.