Si bien se puede subir fotos a través de otras apps y plataformas, no se trata de servicios aprobados por la red social y corren el peligro de ser canceladas por Instagram de un momento a otro. Pero, a su vez, también están en la cuerda floja aquellas aplicaciones que muestran únicamente las fotos de Instagram en otro formato diferente.

¿Por qué? Pues, los celos de Instagram han hecho que decidiera restringir aún más el acceso a su API por parte de terceros. En sus nuevas reglas, la red social ha modificado las pautas de desarrollo, limitando el acceso de los desarrolladores a su plataforma.

Si bien Instagram continuará permitiendo el acceso de algunas aplicaciones dirigidas a anunciantes, editores y servicios de impresión, se verás afectadas las que muestran el contenido, como las tantas apps que permiten, por ejemplo, “hacer repost” (es decir, compartir una imagen de otro usuario en tu cuenta).

De acuerdo con el comunicado publicado en el sitio web de Instagram, estos cambios servirán para “mejorar el control de los usuarios sobre su contenido y configurar un ámbito sustentable, construido alrededor de experiencias auténticas en la plataforma”.

Según la actualización de sus términos y condiciones, ahora sólo permitirán el acceso a los siguientes tipos de aplicaciones:

  • Aquellas apps de terceros que permiten a los usuarios imprimir sus propias imágenes o convertirlas en fotos de perfil.
  • Aquellas apps que les permiten a las marcas y los anunciantes manejar sus audiencias, desarrollar sus estrategias de contenidos y obtener derechos digitales de las imágenes y vídeos.
  • Aquellas apps que faciliten a los usuarios a descubrir contenidos, obtener derechos digitales sobre las imágenes e insertar fotos y vídeos en sitios web.

Sumado a eso, el equipo de Instagram aseguró que “revisarán nuevas y existentes apps antes de garantizarle el total acceso a su API antes del 3 de diciembre”. El plazo para aquellas aplicaciones ya existentes será el 1 de junio de 2016.

Las preocupaciones sobre el control del contenido, según el comunicado, surgieron de los mismos usuarios, ya que “no está claro dónde es compartido y visto su contenido”. Es por ello que han comenzado a colocar límites en el acceso de su API para las nuevas apps de terceros.

En palabras del equipo detrás de una de las apps sociales más populares del momento: “Nuestra meta es proveer un conjunto de términos y procesos focalizados que brindan claridad sobre los casos de usos que seguiremos apoyando.  Mientras esto requiere cambios por parte de la mayoría de ustedes [los desarrolladores de apps de terceros], creemos que estos cambios ayudarán a la comunicada a mantener el control y brindarán un camino claro para los desarrolladores”.