Maria Luisa  Fernanda Rispa Hoyos, una estudiante de psicología en la Universidad Pontificia Universal Católica del Perú, que responde a las siglas P.U.C.P, ha realizado un trabajo de investigación para analizar si se ve o no afectado el desarrollo de hijos e hijas criados por padres homosexuales en comparación con aquellos que son criados por padres heterosexuales.

A partir de los años 90 la homosexualidad ya no es vista como una enfermedad, como se creía en la década de los 70 y 80, ni como una perversión o un trastorno psicológico, sin embargo existen personas dentro de la sociedad que aún consideran la homosexualidad de esta manera y se aferran fuertemente a esa idea. Haciendo uso de varias fuentes  de información para llevar a cabo esta investigación en la que la estudiante de psicología realiza un análisis profundo referente a la capacidad que poseen los matrimonios homoparentales en cuanto a la crianza de sus hijos y si existe la posibilidad de que el hecho de ser educados por dos padres o por dos madres traiga consigo consecuencias en el desarrollo general del infante.

A pesar de que la homoparentalidad es un tema considerado como moderno aún existen muy pocos estudios e investigaciones realizadas referentes a este asunto en cuestión. A su vez, Maria Luisa Fernanda declara que “para poder reafirmar que el buen o mal desarrollo del menor dependerá no de la orientación sexual de sus progenitores sino de diferentes factores como cómo la sociedad mira a este nuevo tipo de familia, la relación entre los miembros de la familia y los estilos de crianza”, por lo tanto el entorno social en el que se desenvuelve el niño o la niña es el determinante de la actitud de éstos durante su camino en la vida, al igual que las ideas, opiniones, reacciones y demás que los mismos tengan ante las diferentes circunstancias que se le pudieran presentar en un futuro, bien sea éste cercano o lejano.

En su monografía, Maria Luisa Fernanda Rispa Hoyos, también explica textualmente la conclusión luego de haber culminado su investigación, obteniendo así de ésta el siguiente resultado: “se concluye que la opción sexual de los progenitores no repercute de manera alguna en el desarrollo emocional de sus hijas(os), estos podrán generar un apego y una autoestima adecuada. Con respecto al ámbito cognitivo, las estadísticas muestran que no hay diferencia alguna en el desarrollo de capacidades cognitivas positivas y por último, con respecto al desarrollo social, la/os niña/os con padres homosexuales suelen ser más tolerantes, lo que se puede considerar una desventaja en este ámbito es que haya personas que no están preparadas para afrontar este tipo de familias; en otras palabras, la dificultad nace a partir de la sociedad mas no por la orientación sexual de los padres del menor.”, es decir que crecer con padres homosexuales no influye en el desarrollo general de los hijos al igual que ocurre con los hijos de padres heterosexuales.