Si fijamos nuestra mirada en los botones del volante multifunción, el control de los vidrios y asientos eléctricos, como en la llave notaremos la semejanza con la estrella de 3 picos, la plataforma es la misma, el 2.0 litros turbo, trasmisión de doble clutch que son también de Mercedes, podríamos comentar que donde quedo el QX30, pero a pesar de todo lo anterior este Infiniti tiene identidad propia y está bien diferenciado, en el manejo como en lo estético.

El manejo tenemos una marcha firme con una orientación más deportiva que se nota en la suspensión rígida y al tacto de la dirección, es muy silenciosa que genera al interior una experiencia Premium, en las curvas se planta muy bien lo que da confianza para andar rápido y esto da la sensación de un deportivo más que de una camioneta algo realmente bueno para la marca, todo esto lo logra a que bajo su cofre encontramos un cuatro cilindros de 2.0 litros turbo con 208 CV y 258 lb-torque con una trasmisión DCT de doble clutch y siete velocidades, su propulsor logra una potencia de sobra que hace acelerar la QX30 de manera contundente, cuenta con tres modos de manejo: el Eco que privilegia los consumos y efectúa sus cambios a bajo rango de giro, el Sport donde se puede hace uso de las paletas de cambio colocadas atrás del volante y es todo lo contario al anterior y por último el Default que es un balance entre los otros dos modos.

Panel interior de este Infiniti QX30

Su interior con un habitáculo muy infiniti que deja de un lado los aditamentos propios de Mercedes-Benz que mencionamos al principio, su diseño tanto interno como exterior son radicales y resaltan la marca, los materiales como ensamblado hacen que nos encontremos con elementos propios del segmento de lujo, así que los asientos forrados con cuero Nappa y alcántara, su aislamiento acústico, techo panorámico, su aclimatación automática de dos zonas con salida en la parte trasera, con sistema de entretenimiento con pantalla táctil de 7” y su sistema de audio Bose de 10 bocinas logran algo más que un lujo en un compacto, su espacio interior adecuado para 4 adultos y su área de carga bastante buena.

Ahora si hablamos de la seguridad podemos mencionar que cuenta con ABS, ESP, las bolsas de aire son ya una obligación así que de no tenerlas sería imperdonable, la infiniti QX30 cuenta con cámara de visión d 360 grados, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, sensor de presencia en punto ciego, sistema de prevención de colisión frontal, alerta de cambio de carril y control de crucero adaptativo. Todo esto con un precio de arranque de 24.000 €.