Los reptiles no son animales para principiantes en el tema de las mascotas y mucho menos son adecuados para que los niños los cuiden ya que precisan de unas condiciones de humedad y de temperatura que solo la responsabilidad de un adulto puede proporcionarles y vigilar.

A esto hay que añadir dietas muy específicas, que de no seguirse pueden acabar causando serios problemas de salud, entre ellos la desnutrición. Si no se tienen en cuenta todos estos factores, aparecen problemas como el síndrome de inadaptación en reptiles.

¿En qué consiste este síndrome?

Cuando en el entorno del reptil no se dan las condiciones adecuadas, este animal tiene realizar un gasto mucho mayor de energías puesto que debe suplir las carencias a las que se enfrenta. El estrés que le supone un entorno inadecuado, también le obliga a un mayor gasto energético.

Todo esto puede derivar en problemas de deshidratación, bajada de las defensas de modo acentuado, infecciones, estrés crónico, miedo e incluso traumatismos debidos a una incorrecta manipulación del animal. En definitiva, nuestra mascota, lejos de sentirse a gusto y querida, se sentirá mal, nerviosa, ansiosa y en un ambiente que no es el adecuado para cubrir sus necesidades.

Este síndrome aparece normalmente durante los tres primeros meses en los que se tiene a un reptil y se hace necesaria la intervención de un veterinario experto en reptiles para tratar de solucionar el problema

Tratamiento

Una vez que el daño está hecho el tratamiento puede ser bastante costoso y sobre todo, largo. Hay que realizar cultivos para intentar encontrar hongos o parásitos en el animal, exámenes de sangre para conocer sus niveles, radiografías si se sospecha de que puede haber un traumatismo e incluso ecografías.

Todo este tratamiento veterinario debe de ir acompañado de una revisión del hábitat del animal y de la creación de un entorno adecuado para que se sienta a gusto. También se revisará su alimentación por si está ahí la causa del problema.

El trabajo conjunto del especialista y del propietario de la mascota son esenciales para que esta se recupere y se convierta en el animal de compañía sano y feliz que todo el mundo desea tener.