El calentamiento deportivo básicamente implica realizar una serie de ejercicios repetitivos y de muy baja intensidad con aumento paulatino, con el fin de preparar al cuerpo para la actividad principal. Típicamente estos ejercicios incluyen, elongación, estirar nuestras extremidades hasta poco antes que empiece a doler, trote muy despacio, flexiones de abdominales, subir y bajar un escalón, etc.

Los efectos del precalentamiento son el aumento de la temperatura muscular y el ritmo cardíaco lo cual mejora la motricidad corporal, la respiración y previene de lesiones musculares y óseas. También logra hacer un uso más económico de la energía. Realizando una actividad aeróbica en frío provocará que casi al instante nos cansemos, estando en caliente, permite realizar una actividad aeróbica por un largo periodo de tiempo. Además afecta un poco el aspecto mental de la persona, aumentando la atención y la concentración y los niveles de fuerza que puede llegar a efectuar. Y sobre todo, al preparar todos los músculos que trabajaremos correctamente evitaremos lesiones con el calentamiento adecuado para cada ejercicio.

En general se reconocen 4 tipos de calentamiento dependiendo de cuál sea la actividad principal. El general, que es una actividad débil que involucre la mayor cantidad de músculos, como un leve trote o nadar a velocidad muy lenta (si se trata de una actividad acuática) seguido de unas flexiones abdominales y de brazos.

El precalentamiento específico se realiza para una actividad particular o un deporte, por ejemplo si estoy preparándome jugar al futbol, se hará hincapié en preparar los pies, y no se le prestará tanta atención a los brazos y la espalda.  Generalmente en este tipo de precalentamientos se incluye algún instrumento en particular para ayudarse.

Calentamiento de pies antes de jugar a fútbol

El calentamiento preventivo generalmente se ocupa más que nada de las lesiones. Usualmente se les hace a los deportistas que vienen de recuperarse de alguna lesión fuerte (como rotura de ligamentos), pero le sirve a cualquier persona. Básicamente consiste en un precalentamiento específico pero con masajes y baños de calor.

Calentamiento preventivo

El último es el dinámico, este es mejor hacerlo luego de haber practicado el general o el específico, ya que es un poco más intenso y hace uso de la fuerza y flexibilidad del cuerpo.

Es bueno terminar con un calentamiento más dinámico