El equilibrio es sumamente delicado y una vez alterado por más que los árboles vuelvan a crecer ya no es lo mismo. Está comprobado de forma científica que entre los bosques vírgenes y los de 2° crecimiento hay una diferencia de cantidad de especies de 2,5% y que estas especies que se extinguen en los bosques de 2° crecimiento no se recuperan jamás perdiéndose la biodiversidad.

Importancia de los bosques tropicales para la biodiversidad

Cuanto mayor sea el bosque tropical más especies albergará porque se darán mayor cantidad de microclimas al tener más espacio. Una de las especies más favorecidas por esta situación son los escarabajos y las salamandras siguen en este beneficio. Estos bosques tropicales ofrecen un contexto sumamente acogedor para las especies brindándoles todo lo que necesitan durante todo el año, en ninguna época resulta inhóspito para ellos. Su estructura elaborada con diferentes clases de árboles y distintas alturas más lianas y epifitas (plantas que crecen en ramas de árboles) forman el hábitat ideal para los animales y dan variedad a los alimentos que ellos consumirán durante todo el año y con tanta abundancia como para que ninguna especie pase hambre.

Cuando el hombre interviene para deforestar ya sea en busca de madera o para conseguir más terrenos para la actividad agrícola, el equilibrio ecológico que tan maravillosamente se auto-sustenta se pierde de una manera irrevocable y las especies pasan a estar en peligro de muerte porque la deforestación causa el inmediato empobrecimiento de la tierra y la incapacidad de recuperarse para volver a ser lo que era.

Se está estudiando profundamente esta biodiversidad por parte de científicos de universidades con el objetivo de comprenderla en su totalidad y poder accionar con fundamento en la protección de este contexto ya que se encuentra seriamente amenazado por los intereses agrícolas. Lograr la protección es muy importante porque la selva amazónica es el pulmón del planeta y es el gran regulador climático.