La cuestión importante es llegar a desarrollar un recibidor cuyo espacio esté bien aprovechado, ordenado y sea  lo más  acogedor posible. Aunque siempre se tiende a elegir en primer lugar las piezas funcionales para mantener en orden nuestros abalorios, no tiene porque olvidarse también aquellos recursos decorativos que pueden aportar a esa área un toque personal y elegante. En ese sentido podemos jugar con los diferentes materiales, colores, formas que además de ayudarnos a mantener el orden pueden añadir valor estético a nuestro hogar. Para recibidores pequeños quizás tengas que elegir una pieza para evitar sobre cargar la zona y puedes ayudarte usando papel pintado, algún que otro cuadro, espejos, percheros…etc.

Se pueden utilizar pequeños elementos decorativos para adornar esta zona de la casa

Uno de los elementos más usados y que están cada vez más de moda son las baldas voladas. Apenas necesitan espacio y pueden sustituir aquel tradicional mueble que se colocaban en los recibidores llenos de cajones y con un espejo encima. Mediante esta balda podrás decorar de forma ligera tu recibidor y tendrás un lugar perfecto donde colocar unas llave, correo y demás….incluso podrías poner un para o varias. 

Por otro lado, por muy pequeño que sea su recibidor siempre podrá caber un perchero sobre todo anclado en la pared para tener a mano los abrigos y bolsos. Incluso puedes colocar algún zapatero estrecho donde colocar zapatos, zapatillas o cualquier otra cosa que necesites guardar. Existen hoy en día soluciones de zapateros que te pueden sorprender.  Y si tienes la ventaja de tener techos altos puedes aprovechar y colocar una balda encima de la puerta de entrada donde poder colocar cajas  para guardar objetos que no cogemos tan a menudo como zapatos de otra temporada, bufandas....etc.