Cómo pedir matrimonio a tu pareja

  1. Caja de bombones. Si quieres un acierto seguro, esconde tu proposición de matrimonio en una caja de bombones; especialmente si eres el ‘novio’ y quieres sorprender a tu chica a través del paladar. Puedes escribir “¿quieres casarte conmigo?” en un papel y colocarlo debajo de un bombón o meterlo en el interior del envoltorio. Para que ella lo encuentre tendrás que esperar que elija el bombón que tú has seleccionado u ofrecérselo tú directamente si no quieres esperar. El resultado será uno de los momentos más ‘deliciosos’ de vuestra vida.
  2. Donde os conocisteis. En la Universidad, en un restaurante, en unas vacaciones… Cada pareja tiene una historia diferente en la que se explica cómo se conocieron, por eso qué mejor que este momento tan especial que revivirlo mientras le sugieres que se case contigo. Dependiendo del lugar o el contexto en el que el amor os unió puedes organizar un escenario para decirle tu proposición; por ejemplo, un pic-nic al aire libre, decírselo frente al lugar en el que os conocisteis, viajar hasta la población donde decidisteis ser una pareja…
  3. Uno de los rincones más románticos. Y en vez de elegir el lugar que os enamoró prefieres sorprenderle con un destino diferente, puedes pedírselo en alguno de los rincones más románticos del mundo. Sin duda es una de las proposiciones más caras y que más tiempo de organización requieren, pero te garantizarás que tu pareja te dé sin dudar el ‘sí, quiero’. Subir a la cima de la Torre Eiffel de París, alquilar una de las cabinas de la Noria de Viena o pedírselo tras tirar una moneda en la Fontana de Trevi.
  4. Actuación con familiares y amigos. ¿Eres atrevido? ¿Quieres dejar sin palabras a tu pareja? Pues ponle ritmo a tu proposición de boda y graba un vídeo o realiza una pequeña actuación delante de él o ella. Una buena idea para no sentirte avergonzado es que participen también familiares y amigos y juntos preparéis una pequeña coreografía en la que puedas acabar haciéndole la tan esperada pregunta. ¡Será imposible que se niegue ante tanta expectación!
  5. En un avión. Otra forma de asegurarte un ‘sí’ por respuesta y donde poder preguntárselo delante de más personas es en un avión. Generalmente el personal a bordo se va a ofrecer voluntario a ayudarte, ya sea utilizando el sistema de megafonía o dejándote atraer la atención de los pasajeros. Eso sí, si tu pareja es muy vergonzosa seguramente quedará de piedra cuando todas las miradas se dirijan hacia ella…
  6. Mensaje en una botella. Una de las proposiciones clásicas y más románticas que podrás hacerle a tu novio o novia es que éste encuentre un mensaje en una botella. ¿Cómo lo preparamos? Escribes el mensaje en un papel, lo enrollas y lo introduces en una botella de cristal vacía. Le propones dar un paseo a orillas del mar, y en un descuido que tenga tu pareja, dejas la botella sobre la arena. ¿A quién no le gustaría encontrarse un mensaje así en un momento tan inesperado?
  7. Buscando pistas. Si de pequeño te gustaba jugar a los detectives y quieres ponérselo un tanto difícil a tu pareja, qué mejor forma de que sea ella la que tenga que encontrar el objetivo de tu proposición. Puedes ponerle pequeñas pistas para que las busque en vuestra casa o ‘hacerlo a lo grande’ y esconderlas en un parque o un espacio al aire libre. De ti dependerá el nivel de complejidad hasta que llegué a la última prueba, decidir si ‘quiere casarse contigo’. Te recomendamos que personalices el juego en función de sus gustos o vuestros intereses en común.
  8. En un cubito de hielo. Pedir la mano a tu pareja en un restaurante o con una cena romántica es bonito, pero demasiado clásico. Así que si lo que quieres es hacer algo original y con poco presupuesto, te proponemos meter tu mensaje en un cubito de hielo. Para ello, plastifica el papel previamente, rellena de agua el recipiente que meterás al congelador y utilízalo en su bebida durante vuestra velada. Estate atento a que tu pareja se dé cuenta y que no acabe bebiéndolo por accidente…
  9. Foto-puzzle. Si os gustan los retos te proponemos una proposición divertida y que podréis guardar para toda la vida: decírselo mediante una fotografía convertida en puzzle. Sólo tienes que hacerte una foto con un cartel en el que le propongas casarte contigo y llevarlo a un establecimiento de edición de fotografía donde te lo plasmen en puzzle. Lo que empezará para tu pareja como un juego terminará siendo el mejor regalo que le podrías haber hecho.
  10. Selección de canciones. Si tienes poco tiempo, no quieres gastarte dinero y quieres un acierto seguro con tu pareja te proponemos que le grabes un CD de vuestras canciones favoritas y entre una pista y otra grabes un mensaje de amor en el que le pidas que se case contigo. Puedes grabarlo directamente con tu teléfono móvil y colocarlo en el reproductor de música de tu coche o de tu ordenador. El momento en el que ‘le hagas escuchar’ el mensaje a tu pareja dependerá de ti, pero sin duda será uno de los momentos más inolvidables para ella.