Antes de escribirlo

  • Qué decir. ¿Se acerca el día de la boda y todavía no sabes qué decir en el discurso? Lo primero que tienes que decidir es de qué quieres hablar: cómo os conocisteis, sobre vuestro futuro, lo que te hace sentir tu pareja, agradecer a los invitados que hayan compartido su tiempo en este día tan especial para vosotros… Piensa en todas las opciones posibles y cuáles quieres comentar en tu discurso. Plásmalas en una hoja de papel y enuméralas como si fueran ideas independientes.
  • Ordenar ideas. Una vez que has aclarado los temas a tratar en el discurso de la ceremonia, toca darles un orden y priorizar de mayor a menor las que consideres más importantes. Utiliza una estructura cronológica si vas a hablar de vuestra vida juntos desde el pasado hasta el presente. Puede que alguna de las ideas que apuntaste en ese primer ‘brainstorming’ no quede bien con el resto; en esta fase debes eliminar algunas y fijar las que deberán aparecer en el texto.
  • Desarrollo. Cuando ya tengas ordenadas y elegidas las ideas definitivas toca desarrollarlas. No hace falta que sea un discurso demasiado largo; medio folio puede ser suficiente para expresar tus sentimientos y agradecer a tu pareja que te haya elegido para estar a su lado. Puedes poner ejemplos de situaciones que hayáis vivido anteriormente, comentar qué te hace sentir día a día o expresarle qué te gustaría compartir a su lado con el paso del tiempo. En el caso de que el discurso lo preparen personas allegadas a los novios, pueden desarrollar esas ideas con la misma estructura que los novios pero expresando en el discurso sus deseos de verlos felices.

El discurso de boda puede ser un momento muy emotivo para novios e invitados

¿Quién lee?

  • Novia. Es recomendable que comiences el discurso agradeciendo a los invitados que estén con vosotros en la ceremonia y hacer especial hincapié en tus padres, suegros y especialmente tu futuro marido. Las novias suelen estar especialmente susceptibles el día de la boda, así que intenta evitar recuerdos tristes en el discurso o momentos en los que realmente os hayáis emocionado juntos. Muchas veces decirlos en voz alta puede ser realmente complicado en una situación tan especial como el día de tu boda, así que es preferible que directamente expreses tus sentimientos hacia él.
  • Novio. El novio también suele empezar agradeciendo a familiares y amigos el hecho de compartir este momento con ellos, pero no necesariamente puede ir al principio del discurso, sino que también es una buena forma para acabar de hablar. Cualquier cosa que digas harás emocionar a tu futura esposa, así que no te preocupes si crees que tus ideas no son perfectas. A las mujeres especialmente les gusta escuchar de la voz de sus parejas los planes de futuro que tienen con ellas, así que una buena forma de terminar de enamorar a la novia en el día de vuestra boda es decirle todo lo que quieres compartir con ella en el fututo.
  • Hermanos. Si se va a casar tu hermano o hermana y te ‘ha tocado’ preparar el discurso de boda, aprovecha para decirle todas los sentimientos positivos que tienes hacia él y que nunca le has dicho a la cara. Puedes contar anécdotas que hayáis vivido juntos y cómo os habéis cuidado el uno al otro a lo largo de vuestra vida. No termines el discurso sin dejar unas palabras exclusivas para tu futuro cuñado o cuñada, demostrándole tu alegría porque vaya a formar parte de vuestra familia.
  • Mejor amiga. Toda novia desea que su mejor o mejores amigas digan unas palabras el día de su boda, así que si es tu caso, aprovecha la ocasión y haz emocionar a la novia. Explica a los invitados por qué la consideras tu mejor amiga, habla de sus virtudes, cuenta alguna anécdota divertida que os haga sonreír, y sobre todo, dedica parte del discurso para hablar del novio. Como broche final puedes decir todo aquello que deseas para ellos para el resto de sus vidas.
  • Amigos. Cuando los amigos preparan un discurso de boda, especialmente si éstos son de ‘parte del novio’, suele ser el momento de la boda donde se combina emoción y diversión en partes iguales. Y es que generalmente los amigos suelen contar alguna anécdota divertida sobre los ‘futuros marido y mujer’, hacen reír a los invitados con alguna broma y les dan su enhorabuena a lo largo del discurso. Te recomendamos que empieces con un tono divertido y desenfadado y dejes para el final aquellas ideas en las que les expreses cómo queréis verles en un futuro.