Lo principal es saber en qué momento del día se hará la celebración  puesto que si esta se realizará durante el día se puede optar más por lo  formal y elegante, en el que reinen los colores que no sean muy fuertes sino algo más sobrios y formales. Para este tipo de decoraciones se usan más que todo vajillas que combinen con la mantelería cuidando los contrastes que generen estos para no romper con la armonía del cuadro general, aunque el color predominante en estos casos suele ser el blanco.

Para una boda celebrada durante la noche puedes jugar con muchos materiales para embellecer el lugar, un punto importante en el que te puedes enfocar es en la iluminación puesto que dependerá mucho de este punto el cómo se sentirán los invitados durante el evento. Existe un mundo de posibilidades para la decoración, podrías optar por antorchas que iluminen el camino para los invitados dándole un aire algo enigmático al ambiente. Otra opción es la de colocar un manto de luces que cubra los árboles y, si la celebración se llevará a cabo al aire libre, ese cubriría el techo del sitio para dar la sensación de tener  una sábana iluminada sobre ellos.

La iluminación es uno de los aspectos que puedes cuidar

Dependiendo del estilo de la temática de tu boda, puedes crear un espacio muy original para que tus invitados puedan disfrutar tomándose divertidas fotografías. Si tu boda va a ser al estilo campestre, puedes colocar bultos de paja junto con algunos adornos e incluso, si tu presupuesto te lo permite, puedes utilizar, como algo sorpresivo e impactante, un caballo para hacerlo todo aún más original.

Los centros de mesa también dependerán mucho de qué tipo de boda realizarás puesto que serán un foco de atención para tus invitados. Si estás pensando en realizar una boda en la playa uno de los centros de mesas que más destacarían serían unas pequeñas peceras en cada una de las mesas con algunos peces de colores llamativos y pequeñas decoraciones que asemejen al mar. Esta idea seguramente dejará encantado a los invitados y, sin duda alguna, no quedará ninguna pecera a la vista al final de la velada.

Los centros de mesa son un elemento importante a cuidar en esta decoración

Siguiendo con el tema de las fiestas en la playa, otra idea que podrías tomar en cuenta para los centros de mesa es colocar dos diferentes tipos de arena cuyos colores se puedan diferenciar. Así ustedes unirán ambas arenas sin mezclarlas al principio pero sí al final como una representación de la unión de ambos en un solo ser.

Por otra parte, pueden decorar la iglesia con lazos de satén que envuelvan los bancos para darle un toque tierno y de ensueño al momento, además de poder entregar al momento de la llegada de los invitados pequeños recuerdos que representen la temática de la boda.

Y por último, como un toque extra para esas bodas hechas al aire libre pueden crear un camino de flores que combinen con los colores del ambiente para así crear un momento único, así como algunos globos blancos junto con hermosos arreglos florales en todo el camino de la novia hacia el altar.