Este puente está construido con una combinación de polietileno de alta densidad y polipropileno obtenido de botellas plásticas y residuos de la industria automotriz. Esta combinación se puede usar en un futuro para fabricar planchas que reemplacen la madera en la construcción, por ejemplo la de revestimientos de exteriores dado que este material no sufrirá por la humedad del ambiente.

El Instituto Tecnológico del Plástico espera poder lazar al mercado estas planchas en 2016, el proyecto está financiado por fondos europeos de universidades, centros tecnológicos y empresas. La meta es desarrollar este producto ecológico y económico que se obtendrá de los residuos de la fabricación de celulosa de alta calidad. Este producto es una innovación respecto a los existentes dando un producto más rentable, eficiente y más ecológico. En otro sentido es, además, resistente al fuego y será ampliamente utilizado en los transportes con la posibilidad de que se puede reciclar.

El comienzo de toda esta producción es la recopilación de las botellas que es la decisión individual de cada vecino de querer reciclar. Ya sea que se coloque un centro de acopio o que pasen recogiendo las botellas por toda la ciudad se trata de un trabajo manual y laborioso. Posteriormente se tienen que limpiar que es el segundo trabajo manual. A partir de aquí la producción se vuelve mecanizada.

Por otra parte se está estudiando seriamente la posibilidad de obtener plástico a partir de los deshechos de la pesca en especial de la cáscara del camarón. Han hallado un método que permite obtener un plástico biodegradable partiendo de la concha de los camarones, crustáceos y algunos insectos, el elemento que da origen se llama “quitosano”. El bio-plástico que se obtiene de esta manera es similar al tradicional con la diferencia que es ecológico y parte de un recurso renovable. Se estima que cada año se obtienen 120.000 toneladas de residuos de mariscos que van a parar a la industria del cosmético y farmacéutica. Ahora, con estas investigaciones puede ser usado para fabricar este bio-plástico que seguramente revolucionará la industria.