Preparativos iniciales

  • Invitaciones. La opción más habitual para este tipo de enlaces en los que quiere recrear la época medieval es convertir las invitaciones de boda en pergaminos. Para ello se puede utilizar directamente papel de pergamino, o si quieres ahorrar en los preparativos, utilizar folios reciclados; en ambos casos, hay que quemar con cautela los bordes de la hoja para darles un aspecto añejo. En el interior usaremos una letra de caligrafía ornamentada e iniciaremos la invitación con las dos letras de nuestras iniciales dibujados a gran tamaño o la impresión de los escudos de nuestros apellidos. Para tematizar todavía más el documento, recomendamos utilizar un lenguaje que sea acorde al Medievo. Para su entrega, una buena idea es enrollarlos, atarlos con un lazo o sellarlos para que no abran hasta la entrega.
  • Vestimentas. Asistir a una boda medieval no es sinónimo de descuidar nuestra vestimenta el día del enlace, al revés, tendremos la ocasión de lucir un traje diferente y que igualmente nos favorezca. Para las mujeres lo habitual son faldas largas acompañadas de corsés o mangas largas y picudas si la celebración se realiza en los meses de más frío. Puedes acompañar al vestido con complementos en el pelo a base de cintas y trenzarlas con la melena; las flores silvestres en el cabello también son un acierto seguro. Los hombres pueden ir vestidos como auténticos caballeros de la época medieval o lucir trajes más sencillos con pantalón, camisa y chaleco. Pueden llevar espadas o escudos para dar más realismo al tema elegido por los novios. Y precisamente éstos también se guiarán por estos patrones de vestimenta para elegir sus trajes. La novia suele combinar el blanco de vestido con otros tonos como rojos o rosas en la propia tela de la falda o en los complementos que la acompañen en este día.

Novios vestidos con atuendo medieval para su boda

  • Tipo de enlace. Este tipo de bodas pueden ser tanto religiosas como civiles, aunque hay que decir que para éstas últimas siempre se tiene que pasar por un juzgado para que el matrimonio sea legal y por eso, suelen ser ‘simbólicas’ en estos casos. Hay muchas empresas de eventos que cuentan con ubicaciones perfectas para este tipo de celebraciones temáticas, ya sea en espacios al aire libre, en castillos o en grandes salones dedicados a la ocasión. Un restaurante ‘convencional’ podrá ajustarse a tus peticiones decorativas en la medida de lo posible, mientras que en los lugares dedicados a este tipo de enlaces encontrarás tus peticiones más asequibles por parte de los dueños del banquete.

El día de la boda

  • Menú. Puedes adaptarte al menú ‘original’ del restaurante donde realices el enlace u ofrecer un verdadero banquete medieval donde la carne, el vino y el pan sean los protagonistas. Y es que si quieres contentar a tus invitados y mantenerte fiel al más puro estilo del Medievo es recomendable que contrates un catering y te organicen una gran comida donde hacer carne a la brasa acompañado de todo tipo de alimentos como embutidos, ensaladas, arroces o verduras. La cerveza y el vino son las ‘apuestas seguras’ en este tipo de eventos además de ser la opción más económica para los novios.

Ambientación de un salón con estilo medieval

  • Ambientación. Y una vez elegido el escenario perfecto, la vestimenta más acorde con la temática y el menú más tradicional de la época, ¿qué sería de una boda medieval sin la ambientación adecuada? El día del enlace es recomendable que organices actividades para el entretenimiento de los invitados, como bailes, malabares, cuenta cuentos para los más pequeños e incluso exhibiciones con caballos o pequeños torneos; todo dependerá del presupuesto con el que contéis.