Aunque pueda parecer complicado, la verdad que gracias a las diferentes soluciones que puedes adquirir en  el mercado construir un pequeño huerto en casa es pan comido. Por ejemplo puedes adquirir cajoneros de cultivo de diferentes tamaño, mesas de cultivo, jardineras, macetas de diferentes materiales, germinadores….etc. Además cada vez es más fácil adquirir las semillas que necesitemos pues existen infinidad de tiendas online dedicadas a este sector. Las semillas que más demanda tienen son por ejemplo las semillas de tomate, orégano, perejil, menta, romero, albahaca…..entre otros.  Pero también puedes plantar ajos, lechugas, rábanos, tomates, berenjenas, remolachas, acelgas o incluso fresas.

Por otro lado resulta interesante si quieres ahorrarte dinero utilizar materiales reciclados como ladrillos, palets, vasos de yogurt, botellas de plástico que no pueden servir como recipientes para nuestras plantas. Sin duda esta actividad tan especial puede convertirse en el hobby que más te apasione. Pronto sentirás  la gran satisfacción que se siente al consumir un producto que tú  mismo sembraste y cuidaste. De igual manera te sentirás orgulloso de tu trabajo y esfuerzo cuando vengan visitas a tu casa y prueben tus mangares. Por otro lado no olvides que el huerto será la actividad ideal para relajarte de las tensiones diarias y el lugar perfecto para pasar unas tardes frescas y apacibles. Tener un huerto en casa también te hará disfrutar de productos que a lo mejor no son tan fáciles de encontrar en  el mercado corriente. Normalmente los sustratos más empleados son el mantillo o el humus de lombriz, aunque también se le puede añadir arena de río para mejorar su drenaje.