Las ciencias exactas-entre las que destacan la medicina-son grandes aliadas del progreso humano, pero en ocasiones, permitimos que la tecnología ocupe un rol que tranquilamente está cumpliendo otra cosa. Así, tomamos pastillas o polvos para curarnos cuando quizás un té de hierbas podría brindar los mismos resultados…y de manera gratuita. El médico debe tener la última palabra, pero a no desdeñar el saber popular.

Debido a que el espacio suele ser limitad, es bueno familiarizarse primero con las especies que nos interesan antes de escoger que plantar. Lo ideal es plantar especies que, además de tener propiedades medicinales, sean también comestibles, como el ajenjo (Artemisia absinthium) y el ajo- dos excelentes antiparasitarios- la manzanilla (Matricaria spp.)-conocido remedio para la toz y el resfrío; tiene un efecto tranquilizador en personas que sufren de ansiedad e insomnio- o la menta (Mentha spp.)- antiinflamatorio y un excelente remedio para sarpullidos y picaduras de insectos.  Sin embargo, hay otras especies que vale la pena considerar por su efectividad:

Hierba De San Juan (Hypericum perforatum)

La hierba de San Juan es quizás una de las plantas medicinales más conocidas y renombradas. En Alemania, gracias a las propiedades de la hierba de San Juan se utiliza como antidepresivo desde hace mucho tiempo y numerosas investigaciones médicas han comprobado que las infusiones preparadas con sus flores tienen el mismo efecto que los antidepresivos sintéticos convencionales en el tratamiento de depresión leve o moderada. Se menciona que sirve también para aliviar la ansiedad, pero su efectividad en este punto no ha sido corroborada.

Preparado de infusión de hierba de San Juan

La hierba de San Juan es una planta muy fácil de cultivar. Se planta la semilla a finales de invierno y principios de primavera en un suelo con buen drenaje y buena exposición al sol. Con buenas temperaturas, puede colectarse por gajo o división de matas. Las flores se cosechan y secan al sol hasta que pierden la humedad, pero no el color. Luego se trituran y están listas para utilizar. Se bebe en infusiones a modo de té.

La Pasionaria o flor de la pasión (Passiflora caerulea)

Mejor conocida como maracuyá o flor de la pasión, sus frutos y son muy apreciados y parte del repertorio exportador de numerosos países. Es una enredadera nativa de Sudamérica con una de las flores más hermosas que el mundo vegetal tiene para ofrecer. Numerosas investigaciones médicas han corroborado que el consumo de los frutos tiene un efecto positivo en personas con elevada presión arterial. Entre las propiedades de la flor de la pasión destacan sus funciones antioxidantes y antiinflamatorios.  

Pasionaria o flor de la pasión, ideal para tu huerta medicinal

La  pasionaria es una planta muy resistente que tolera bien todo tipo de suelos (en sus países de origen, suele crecer en los recovecos de veredas resquebrajadas, enganchándose al cemento!), pero para asegurar frutos saludables, conviene colocarlas en buena tierra. La plantación de semilla se realiza en primavera, en áreas con mucho sol y protección de corrientes.  El fruto solo debe consumirse cuando cae naturalmente de la planta; los frutos inmaduros resultan tóxicos.

El ombú (Phytolaca dioca)

El ombú es un árbol hermoso, recomendado para aquellos con un jardín grande. No existen por el momento investigaciones que corroboren la efectividad del ombú como medicamento natural, pero si figuran los testimonios de médicos rurales, tanto en EEUU como en Argentina. La corteza es un vomitivo-depurativo efectivo sin los efectos adversos de los vomitivos convencionales sintéticos. Estos mismos informes detallan su efectividad como cura del reumatismo.

El ombú es un árbol con diferentes aplicaciones medicinales

El ombú se reproduce por semilla, pero como muchos árboles sudamericanos, el fruto requiere un tratamiento previo antes de ser plantado. Es necesario dejarlo en agua dos horas; se sacan luego las semillas y se dejan secar antes de colocarlas en tierra húmeda. El área debe ser seca, con exposición directa al sol y por lo menos a 5 metros de cualquier construcción u otros árboles, ya que sus raíces son de crecimiento aéreo y son muy fuertes.

Tenga en cuenta que el ombú es un arbusto con tamaño de árbol y es también una especie muy longeva. Necesita zonas de pocas lluvias y sin heladas.

La chipaca (Bidens pilosa)

Es una hierba de muy fácil cultivo y se la utiliza en numerosos países para tratar una gran variedad de malestares. Su efectividad ha sido comprobada por numerosos estudios médicos. Las hojas pueden masticarse para tratar infecciones bucales y las anginas.  También pueden secarse al sol y triturarse;  esto se mezcla con aceite y se esparce sobre la piel como analgésico en personas que sufren de artrosis y también como cicatrizante. Las raíces deben ser  hervidas. Con la infusión, se hacen buches para tratar las anginas o se bebe para curar la toz y aliviar la congestión y la fiebre.

Se cultiva por semillas en suelo húmedo. 

Planta chipaca, sencilla de cuidar en un jardín

Sen de campo (Senna occidentalis o Cassia occidentalis)

Esta planta es perfecta para una huerta: sus bellas flores y delicada estructura la hacen muy agradable a la vista, sus semillas pueden tostarse y beberse como substitutos del café, y su efectividad como antifebril ha sido corroborado empíricamente. Sus hojas se secan al sol y se trituran para preparar una infusión. En algunas partes de Sudamérica, también se preparan baños de inmersión, pero las investigaciones médicas han sido realizadas sólo con ingesta del líquido.

Las semillas son tóxicas para muchos animales y es recomendable prudencia si usted tiene conejos, cobayos o aves de corral en el jardín.

El sen de campo es sencillo de cultivar por semillas y esqueje a principios de primavera, en tierra con buen drenaje y exposición al sol.

El sen de campo es ideal para añadir a una huerta medicinal

Estas son sólo algunas de las especies menos conocidas que podemos incorporar a nuestra huerta para comenzar a independizarnos un poco de los medicamentos sintéticos. Si se encuentra en tratamiento farmacológico, consulte siempre con su médico antes de incorporar una de estas plantas a su dieta. Y recuerde que la prevención es la mejor medicina: ¡coma saludable y haga ejercicio!