Si bien no es una enfermedad grave, es una que pasa desapercibida por las personas alrededor del que la padece y que si no se detecta a tiempo o se trata puede hacer que el niño crezca con problemas psicológicos al sentirse diferente o sentir que todos sus amigos lo dejan en los estudios o los juegos. El no diagnosticar a tiempo esta enfermedad puede significar para el niño atrasos en su aprendizaje básico como el habla o la simple comunicación dañando su futuro en cualquier función de su vida ya que desde el momento en que nacen los bebés comienzan a desarrollar sus habilidades de lenguaje.

La audición es vital ya que recordemos que aprendemos a hablar por  medio de lo que escuchamos, repitiendo la palabra o sonido de la forma que lo hace la otra persona, asociamos y tratamos de imitar lo que escuchamos. También nos ayuda a modular el nivel de fuerza al hablar para no sonar demasiado altos o bajos. Hasta hace algunos años se han comenzado a tomar en cuenta y de forma mas consiente las pruebas para chequear el nivel de audición en el recién nacido. Si es detectada la hipoacusia se le puede dar ayuda por lo menos en los primeros 6 meses con lo que se pueden evitar los problemas antes mencionados ya que según algunas investigaciones prueban que si se hace esto antes de los seis meses hay mayor probabilidad de que el bebé pueda desarrollarse con mas normalidad que si se pone en tratamiento luego de los seis meses.

Algunas de las causas por las cuales el bebé puede padecer de hipoacusia no son solo pueden ser antes del nacimiento, algunos factores que pueden afectar luego del nacimiento son posibles antibióticos, infecciones bacterianas o que el bebé sea prematuro. También por causas postnatales como golpes o traumatismos en el cráneo, infecciones en el oído, meningitis o rubeola entre otros. Algunas de las causas prenatales pueden ser infecciones intrauterinas, alcoholismo materno o alteraciones genéticas.

Las evaluaciones auditivas no representan dolor ni malestar en el recién nacido. Se trata de una prueba que a través de sonidos suaves detectara en que nivel esta la audición del niño, esto por medio de auriculares y unos electrodos que transmitirán las respuestas que da el cerebro ante estos sonidos. La prueba es tan suave que incluso puede hacerse mientras el recién nacido duerme. Luego de esta prueba sabrás si la audición de tu bebé esta dentro de los limites normales.