Se han realizado investigaciones para corroborar su efectividad. La hierba de San Juan ha demostrado ser tan efectiva como los antidepresivos sintéticos en el tratamiento de la depresión leve y moderada, sin efectos adversos apreciables. En Alemania, ya es oficialmente aceptada como un medicamento válido. Se asocia también al tratamiento de la ansiedad, pero no hay evidencia empírica que confirme su efectividad. Para este tipo de trastorno, se ha comprobado la efectividad de la valeriana (Valeriana officinalis), otra planta herbácea de origen Europeo-y Asiático- introducida en Norte América. 

La hierba de San Juan se comercializa en diferentes presentaciones para su consumo como antidepresivo natural: cápsulas, tabletas, jarabes, infusiones, polvos, y aceites que se utilizan para el tratamiento de heridas. Los productos manufacturados utilizan extractos concentrados de hojas, flores y tallos-generalmente orgánicos.

Infusión de la hierba de San Juan

De tener acceso a la planta, sea de plantaciones silvestres o por cosecha personal, es sencillo preparar infusiones de manera casera. Es importante destacar, sin embargo, que la efectividad de la hierba de San Juan como tratamiento contra la depresión depende de una correcta dosificación, por lo que las infusiones pueden servir como estabilizadoras del carácter en personas que no sufran trastornos depresivos.

En regiones templadas, la hierba de San Juan florece en invierno, principalmente a los lados de los caminos y plantaciones de trigo y soja. Se cortan los ramilletes de flores y se los deja secar al sol, cuidando de que no pierdan el color. Una vez que pierden la humedad, pueden triturarse en un mortero y guardar en una bolsa de papel madera, bien cerrada y en un lugar seco para evitar que pierdan el aroma y el sabor. Recuerde asegurarse de que la zona de recolección no esté siendo fumigada.

El hipérico es sencillo de cultivar; basta con brindarle un espacio soleado con buen drenaje de suelo. Se cultiva por semilla, sembrando a finales de invierno- principios de primavera. Crece también por gajo, y por división de mata a principios de primavera, cuando hay buenas temperaturas.

La hierba de San Juan es considerada una planta invasiva en muchos de los países donde ha sido introducida (América, Australia, Nueva Zelanda), por lo que se recomienda prudencia. Su consumo es peligroso para el ganado, y puede reemplazar plantas nativas en reservas naturales, afectando el ecosistema de la región. Intente no cosechar directamente sobre el suelo en terrenos abiertos y evite la proliferación de semillas. De prioridad a la recolección de plantaciones silvestres.

En los estudios mencionados anteriormente, la flor de San Juan interactuó de manera negativa con algunos medicamentos. Se registraron casos de desarrollo de sensibilidad a la luz ultravioleta y psicosis. Recuerde consultar con su médico antes de incorporar este suplemento a su dieta.