Hay pocas investigaciones que apunten a confirmar la efectividad de la hierba del pollo para el tratamiento de estos malestares, pero se viene utilizado desde hace varios siglos por los pueblos originarios de la zona céntrica de Argentina y todo México. La costumbre ha sido adoptada y mantenida por los pobladores rurales. 

Se han realizado dos investigaciones que apuntaban a verificar la efectividad de la hierba del pollo como antibacteriano-junto a otras hierbas-y como diurético. La primera investigación no brindó resultados positivos, lo cual podría descartar su efectividad para el tratamiento de infecciones, pero demostró ser un efectivo diurético, lo cual lo convierte en una potencial alternativa natural a medicamentos sintéticos.

No existen complementos dietéticos de hierba del pollo en el mercado, por lo que es necesario-y de todas maneras, recomendable- preparar las infusiones directamente en el hogar.

La hierba del pollo es considerada planta invasiva en las regiones donde ha sido naturalizada, como en Europa y Asia. Invade reservas naturales,  reemplazado especies nativas y alterando el ecosistema. Se recomienda la utilización de especímenes silvestres. Crece a los lados de los caminos y al linde de cultivos de soja y trigo. Es recomendable cosechar hojas jóvenes en primavera y verano, cuando la planta se encuentra en mayor actividad. Recuerde verificar que la zona de cosecha no esté siendo fumigada.

De ser necesario el cultivo, se recomienda no hacerlo directamente sobre el suelo en terrenos abiertos y evitar la propagación de semillas eliminando los ramilletes de pequeños frutos. Puede cultivarse por semilla, esquejo y separación de matas en regiones con una temperatura media de 15°C y mucho sol, pudiendo hacerlo en invernadero en caso contrario. La planta germina a principios del verano, y florece a mediados de la temporada.

En América del Sur, particularmente Argentina, Uruguay y Paraguay, se beben infusiones de las hojas y las raíces.  Las hojas recolectadas se dejan a la sombra en días secos hasta que pierden la humedad y luego se machacan en mortero. Las hojas son mezcladas en cuatro litros de agua, y se deja en reposo algunas horas. Debe beberse en ayuno.

En México, se utiliza para aliviar los dolores menstruales, mezclando las hojas trituradas con medio litro de agua fría, y dejando reposar por unas horas hasta que el agua se tiña de un color rojizo.  Se bebe luego tres veces al día. No hay investigaciones realizadas que puedan aportar evidencia empírica que determine su efectividad, pero las mujeres que lo utilizan aseguran que tiene un efecto positivo.

Debido a que se menciona en algunos textos como abortivo,  no se recomienda beberlo durante el embarazo hasta que no surja evidencia que estime lo contrario.  Debido a su efectividad como diurético, no es recomendable mezclarlo con medicamentos. Si se encuentra en tratamiento farmacológico, recuerde consultar con su medico antes de incorporar infusiones de hierba de pollo a su dieta.