Un nuevo bebé en casa

Un nuevo bebé puede ser visto por los pequeños como un miembro más de la familia o como alguien que ha llegado a usurpar su lugar de privilegio, esto se da con mayor frecuencia en los hermanos menores o los que han estado solos por mucho tiempo y tienen toda la atención de sus padres sobre ellos.

El crear un ambiente seguro para los pequeños es fundamental pues de esta manera podemos erradicar esas sensaciones negativas que pueden generar roces, sensaciones de soledad, depresión, estrés y envida en los pequeñitos. Como padres, es necesario que enfoquemos nuestras energías en tornar cualquier sentimiento negativo y forjarlo en uno que cree lazos afectivos entre los hermanitos. Así como estar al tanto de que los pequeños pueden sufrir estrés y depresión infantil.

El bebé no es la responsabilidad del niño

Es muy común comprarles camisetitas y ropita alusiva sobre ser hermanos mayores a los chicos más grandecitos cuando un bebito llega a la casa, y es algo que los llena de orgullo y felicidad. Fortalecer esa sensación de ser el hermano o hermana mayores es bueno para crear lazos entre los pequeñines, pero existe una línea muy delgada que no debemos cruzar, y es la de someter a los pequeños a responsabilidades muy estresantes para su edad.

Expresiones como: debes cuidar de tu nuevo hermanito o como hermano mayor debes dar el ejemplo. Para nosotros puede que suenen como algo normal, pero que son muy fuertes para un chico que ve en su nuevo hermano un motivo de preocupación, una carga o una responsabilidad muy grande, porque como bien sabemos, los niños pueden llegar a tomar muy literal todo lo que los adultos les decimos.

Fomentar lazos afectivos y evitar someter a los hermanitos mayores a sensaciones de estrés y ansiedad es muy importante para crear sensaciones gratas para los niños mayores. Evitemos dar la idea de que un bebé es una carga o un motivo de envidia y reforcemos la felicidad y dicha que es un nuevo hermanito en la familia.