Primera manera de hacer helado sin máquina

  • 4 mangos maduros, pelados y picados
  • 200 gramos de jarabe de agave
  • 200 gramos de crema de coco sin azúcar

Esta manera de hacer helado es sencilla pero requiere de tiempo. Licuamos todos los ingredientes hasta formar un smoothie de mango. Llevamos a un refractario hermético y dejamos congelar esta mezcla toda la noche o hasta que esté solidificada.

Sacamos la mezcla de mango del congelador así como del refractario y cortamos en cubos medianos que llevaremos a la procesadora. Procesamos poco apoco hasta obtener que los cubos se rompan y formen una mezcla cremosa que pondremos de nuevo en el refractario hasta que congele.

Una vez congelado el helado está listo, podemos servirlo con rebanadas de mango o una crema batida de coco.

Segunda manera de hacer helado sin máquina

Usando la misma receta de mango esta manera de hacer helado es más rápida, pero es muy importante que usemos crema de coco, no leche, ya que la cantidad de grasa que la crema tiene es fundamental para esta receta.

Dejamos congelar la crema de coco toda la noche o por lo menos 8 horas, la idea es que esté congelada pero si está ya con cristales de hielo nos será útil.

Licuamos el mango y el jarabe de agave hasta forma un smoothie con estos dos ingredientes y reservamos.

Con la ayuda de la batidora batimos la crema de coco congelada hasta obtener una crema batida. Una vez que tengamos una crema firme, agregamos de forma envolvente y poco a poco el licuado de mango que hemos preparado reservando un poco. Vertemos finalmente esta mezcla en un refractario hermético y rematamos con una capa final del mango que reservamos, marmoleamos y tapamos el helado que llevaremos al congelador hasta que solidifique.

Podemos servir el helado como más nos guste, y por supuesto variar la fruta para más sabores naturales.